Historia Inmediata


Ataque a EE.UU

 
Estimada profesora Barentzen:

Le agradezco su intervención en el debate, y me apresto a clarificar algunos puntos que quizás no quedaron demasiado claros en mi primera intervención que, dicho sea de paso, tenía bastante de humorística.

Mi llamada de atención iba encaminada a señalar lo que yo consideraba peligroso de algunos mensajes que he venido leyendo, esto es: que, en nuestra calidad de historiadores, no seamos capaces de distinguir los finos hilos con los que se tejen los discursos. Me había molestado en concreto la referencia (indirecta) a los atentados del 11-S-2001 como actos de "resistencia," y no de terrorismo. Creo que esta es una trampa en la que cayeron amplios sectores de la izquierda, sin pararse a pensar cuáles eran los elementos discursivos que estábamos manejando. En este sentido, mi respuesta nace de un firme compromiso en la lucha por la justicia social - llevo ya muchos años implicada en movimientos que en mi país los que mandan califican de "izquierda radical," y lo que más me preocupaba era esta especie de desviación de objetivos por la cual las gentes de izquierda terminamos defendiendo discursos totalitarios (el del señor Bin Laden) únicamente con la intención de criticar u oponernos a otros discursos igualmente totalitarios (el del señor Jorge Arbusto Hijo). Y esto es lo que me parece muy peligroso: primero porque nace de un análisis ahistórico de la realidad, y segundo porque, como decimos en España, salimos de guatemala para caer en guatepeor (saludos a los colegas guatemaltecos de la lista, ¡no se me enfaden!).

Mi comentario respecto al desconocimiento que en nuestro país se tiene sobre los Estados Unidos iba dirigido - y en esto debí haber sido mucho más precisa, teniendo en cuenta la composición de esta lista - a mis colegas peninsulares al otro lado del "charco," no a mis colegas americanos. Ustedes en América, y quizás por desgracia, tienen un conocimiento muy superior al nuestro sobre la realidada política y social norteamericanas; conocimiento que, lamentablemente, no existe en España, donde cualquier discusión sobre EEUU tiende a saldarse con una ristra de estereotipos que a veces poco tienen que ver con la realidad. Naturalmente, mi comentario sobre "gringos" y "yanquis" era una nota sarcástica que únicamente pretendía poner de relieve la facilidad con la que sacamos términos fuera de contexto y lo aplicamos al tún tún a realidades muy específicas (un ejemplo: la prensa española sigue hablando, a día de hoy, de "personas de color" para referirse a la población afrodescendiente y, aunque sé que el propio vocablo "afrodescendiente" es muy problemático en sí mismo, me parece más acertado que decir "personas de color.. ¿azul? ¿verde?", ¿no?).

Espero y deseo que este mensaje sirva de explicación/clarificación, porque en el fondo lo fundamental es, tal y como usted afirmaba en su respuesta, respetar vidas y respetar ideas - también siempre desde el máximo rigor académico posible.

Reciba un cordial saludo,

Vanesa Casanova Fernández
Georgetown University
p.s. aún no tengo el rango de profesora. ¡Más quisiera yo! :-)