Historia Inmediata


Ataque a EE.UU


Vuelvo sobre el tema. Hasta hoy 16 no han colocado en la página de debate una opinión que envié esta semana. Creo que estamos asistiendo a un punto de inflexión que señala el debilitamiento del imperio norteamericano, aunque su caída definitiva no ocurra en varias décadas. Luego del 11 de septiembre el mundo no va a ser igual. En importantes sectores intelectuales de las propias potencias imperialistas (los países del G7) los sucesos del martes los hacen tomar consciencia del peligro real de la autodestrucción de la humanidad si seguimos por el camino al que quiere llevarnos Bush. Los atentados han echado por tierra toda la parafernalia tecnológica de la globalización, y deja claro que más allá de esa tecnología está la conducta humana, impredecible, capaz de sortear las barreras más impenetrables. La vulnerabilidad del imperio llevará a que sectores de la élite dominante norteamericana y de la europa occidental propongan la modificación radical de su política internacional, entendiendo que el militarismo y las retaliaciones nunca van a detener eficazmente al terrorismo. Luego que bajen los ánimos, va a ocurrir un choque político significativo en los Estados Unidos. Si triunfan los militaristas como Bush, la humanidad se lanzará por el despeñadero de la guerra entre occidente y oriente, o más exactamente entre los países desarrollados y el tercer mundo, generando una estela de odios y resentimientos que jamás será superada, salvo con la aniquilación definitiva de todos los pueblos no occidentales (si esto fuera posible). En coyunturas históricas del pasado sectores de la burguesía imperialista entendieron que para sobrevivir y seguir mandando debían realizar algunas concesiones. Por ello surgió el Estado de Bienestar, como un mecanismo destinado a desarmar al movimiento obrero europeo y evitar una revolución comunista. No creo que esta posible salida resuelva los problemas de fondo que dan origen al terrorismo, pero por elemental instinto humano, es evidente que no deseo asistir a la autodestrucción de la raza humana. Esa salida implicaría un esfuerzo eficaz para lograr un acuerdo de paz entre judíos y palestinos, y redefinir toda la política exterior norteamericana, volviéndola a incorporar y subordinarse a organismos como la ONU. En el fondo del problema, creo que mientras domine en el mundo el afán de lucro, la sociedad de mercado, la guerra seguirá siendo un buen negocio, y la fabricación y venta de armas continuará moviendo a los grandes capitales de este mundo sin corazón. Mientras los paradigmas sociales sean la riqueza personal o de una pequeña élite, y las relaciones entre los pueblos se determinen en base al que tenga más fuerza militar, seguiremos dependiendo de un hilo. Pues los próximos actos terroristas tal vez no sean con aviones, sino con bombas atómicas o armas químicas, y los muertos no los contaremos por miles sino por millones. Si Bin Laden fue el planificador de los atentados, recordemos que él mismo es una creación de la CIA, al igual que el régimen Talibán. Hoy los gringos se van a ap

Roberto López Sánchez
Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela
cruzcarrillo2001@yahoo.com