Historia Inmediata


Ataque a EE.UU

 
Compañeros les reproduzco una carta dirigida por un grupo de personas a La Jornada, periodico de la Ciudad de México:
 
Señora directora: Sin más autoridad que la fuerza bruta, en contra de la opinión pública del mundo entero al efectuar un golpe de Estado global, violentando toda legalidad internacional, los empresarios de las armas, la violencia y el terrorismo neoliberal globalizado han emprendido el monstruoso negocio de la guerra y comenzado a repartir el botín.
 
La barbarie neoliberal, armada con la más sofisticada tecnología de destrucción y violencia masiva, pretende hacerse del control planetario e imponer la ley de la selva globalizada, después de 20 años de guerra neoliberal contra los pueblos y los trabajadores del mundo.
 
El sueño rosado de los paladines de la globalización neoliberal, del pensamiento único, del fin de la historia y de la tercera vía ha caído en mil pedazos. El militarismo y la guerra globalizados exhiben la lógica perversa del sistema capitalista neoliberal. Esta invasión genocida expresa el derrumbe de un concepto ficticio de democracia y de libertad: los empresarios-militares-gobernantes deciden en contra de la mayoría absoluta de los ciudadanos, y éstos son testigos impotentes, atados a una legalidad pervertida.
 
Las manifestaciones de condena universal contra la guerra, de decenas de millones de jóvenes y ciudadanos en todo el planeta, muestran la absoluta falta de legitimidad de la globalización totalitaria. Este proyecto de terrorismo de Estado globalizado amenaza ya a otras naciones y representa un amago para la soberanía de todos los estados y el futuro de la humanidad.
 
El potencial totalitario de este sistema ya había sido denunciado por Marcuse: "el segundo periodo de barbarie... creando un universo verdaderamente totalitario... puede hacer a un lado la lógica y jugar con la destrucción". Para Hannah Arendt "el designio totalitario de la conquista global y de dominación total puede coincidir con la destrucción de la humanidad".
 
Presenciamos la declinación de un sistema perverso e inmoral, que ataca y destruye las libertades históricas de la humanidad. La arbitrariedad absoluta de esta aventura criminal puede abrir las puertas del infierno de una tercera guerra mundial, catastrófica para toda la humanidad.
 
Con la intimidación, la propaganda, la censura, la mentira y la ilegalidad totalitaria se amenazan los derechos humanos de los pueblos. Frente a la potencia y la violencia del capital neoliberal, que nos escamotea la libertad y el reconocimiento de nuestros derechos, sigue vigente el aserto hegeliano: "solamente arriesgando la vida se mantiene la libertad".
 
La lucha libertaría de los pueblos tiene que organizarse en comités contra la globalización de la barbarie totalitaria, impulsando y coordinando las luchas y consolidando las organizaciones de la sociedad civil, para preservar los logros culturales y de civilización de la humanidad. Otro mundo será posible, con "la práctica de la utopía concreta" (Ernst Bloch) a condición de que la esperanza militante se organice y se apropie de la filosofía de la esperanza, y de que ésta se traduzca en acciones libertarias.
 
Condenemos la monstruosa aventura imperialista. Que la ONU y el gobierno mexicano condenen el genocidio contra el pueblo iraquí. Que se juzgue a Bush, Blair y Aznar como criminales de guerra.
 
Juan Antonio López, Eduardo Ruedas, Arturo Alonzo, Eduardo Giral, José Félix Hoyo
 
Arturo Luis Alonzo Padilla
Escuela Nacional de Antropología e Historia