Historia Inmediata


Ataque a EE.UU

 
Sr.
Germán Navarro Espinach
Universidad de Zaragoza
 
Comparto plena y absolutamente su deseo y voluntad de oponerse a la guerra que los Estados Unidos pretenden lanzar contra Irak. Pero no puedo hacerlo sin tener presente el contexto político del país amenazado. En este sentido, me parece que minimiza Usted hasta el escarnio, el caracter brutalmente autoritario y monárquico de una satrapía como la de Sadam Hussein. Dice Usted:"creo que debe pesar más esta realidad masiva de afectados que los intereses económicos, los problemas personales y los malentendidos diplomáticos existentes entre esa minoría selecta que forman las élites políticas y económicas de los estados en confrontación".  ¿Igualar a un sistema democrático con una satrapía y a un presidente democráticamente electo con un caudillo militar y autocrático? La dictadura absolutamente oprobiosa y autocrática de Hussein debiera preocuparle a Usted tanto como la infamia de esta amenaza bélica. Ambos van muchísimo más allá de simples "problemas personales o malentendidos diplomáticos". Si nosotros, los historiadores, nos preocupáramos de los males en su debida dimensión y en su debido momento, tal vez podríamos contribuir a fortalecer el paso hacia la modernidad y la democracia en países que no son precisamente envidiables por cumplir con dichos parámetros, para nosotros esenciales.  E impedir con legítima razón y suficientes antecedentes políticos atentados como los que pretenden implementar los Estados Unidos. Por lo mismo, no acepto reclamos a favor del pueblo iraquí sin mención a la satrapía que lo oprime.
 
Mis deseos son los del imperio de la paz, la justicia y la democracia en el mundo. Sadam atenta contra esos tres principios. Lo cual no me lleva a desear se le aniquile mediante una guerra que abarcará a cientos de miles y hasta millones de inocentes. Pero cuando abrogo por la paz, lo hago sin callar las ignominias que también contribuyen a provocarlas.
 
Con un respetuoso saludo
 
Antonio Sánchez García
Futuro Democrático
Caracas