Historia Inmediata


Ataque a EE.UU

 
Querido Carlos:
 
 Te escribo después de ver las imágenes de los saqueos del Museo  Arqueológico de Bagdad. Supongo que sabrás qué es lo que motiva este  correo. Quizás, como red organizada de historiadores, solidarios y  comprometidos debiéramos tomar alguna iniciativa para averiguar cual es  la situación exacta del Museo y sus contenidos, y denunciar la pasividad  de las fuerzas de ocupación angloamericanas ante el saqueo del más  antiguo patrimonio cultural de la humanidad.
 
Resulta curioso que el Imperio que se supone más avanzado, tanto  económica, militar como "culturalmente" (ejem, a lo que investigación se  refiere), utilice los recursos más antiguos para mostrar la ocupación y  desarticulación del territorio conquistado: incendios en archivos y  bibliotecas, destrucción sistemática del patrimonio histórico-artístico  y simbólico, sustitución y exhibición de banderas, imposición del  terror, etc.
 
No conozco cuáles son las disposiciones de la Convención de Ginebra, o  el derecho internacional respecto al patrimonio de la humanidad y de los  pueblos, pero el sentido común me dice que no puede ser muy legal  destruir los restos de la cuna de la civilización humana. Igual que  levantamos la voz frente a la destrucción de los Budas afganos,  deberíamos hacerlo frente al saqueo del patrimonio histórico de Irak.
 
Espero que entre todos podamos encontrar una forma de parar esta  barbárie, y evitar -ya que no hemos podido evitar los muertos- la  destrucción de la memoria.
 
Un abrazo,

Marina Sánchez
Licenciada en Historia
Universidad de Alicante
España