Historia Inmediata


Ataque a EE.UU

 
Estimados colisteros.
 
Considero una obligación ética participar en este debate sobre la grave situación que se ha planteado en el escenario internacional y particularmente en el seno de la ONU (y su Consejo de Seguridad) como consecuencia de la decisión unilateral de los gobiernos de los Estados Unidos, Inglaterra y España de invadir el territorio de Irak, sustituir el gobierno que preside Saddam Hussein y colocar un gobernante al estilo del ungido en Afganistán: de origen afgano y anterior ejecutivo de una empresa petrolera norteamericana.

En este sentido me parece oportuno exponer varios aspectos relacionados con este conflicto:
1.- En primer lugar, es importante recordar que el Gobierno de Irak, presidido por Saddam Hussein, contó desde su arribo al poder en 1979 con el pleno apoyo de los gobiernos de los Estados Unidos e Inglaterra, quienes le vendieron armas químicas, biológicas, convencionales, aviones, tanques, minas, y proyectiles misilísticos -según ha denunciado el líder del Partido Laborista y recien renunciado Ministro del Gobierno del Primer Ministro Tony Blair, Robin Cook- con la finalidad de enfrentarlo contra el gobierno de Irán dirigido por el Ayatollah Komeini entre 1980 y 1988. Por cierto que esta guerra entre Irak e Irán produjo una gran cantidad de muertos, militares y civiles en ambos países, dejando además un altísimo saldo de heridos y mutilados, generando más pobreza y aumento de las deudas externas de las dos naciones del Medio Oriente.

2.- Las características autoritarias, antidemocráticas, represivas y personalistas que identifican al gobierno de Hussein, han estado presentes desde el comienzo de su mandato, contando desde entonces con el apoyo de los diversos gobiernos de los Estados Unidos. Además, es oportuno señalar que esta característica es facilmente aplicable a muchos de los gobiernos de la región, así como de Asia y África, sin que los mismos sean considerados una amenaza a la paz mundial o a la seguridad de una gran potencia, sino por el contrario se cuentan entre importantes aliados y amigos del gobierno de los Estados Unidos.

3.- Después de la derrota militar que sufrió el gobierno de Saddam Hussein por parte de una coalisión internacional de países liderizada por el gobierno de los Estados Unidos y con pleno apoyo de la mayoría de los miembros de la ONU y su Consejo de Seguridad en 1992, como consecuencia de la invasión Iraki contra el territorio de Kuwait en 1990, se le impusieron severas sanciones económicas y militares al gobierno de Irak. Por una parte se le aplicó un embargo petrolero que limitaba severamente su capacidad de producción y comercialización de petróleo y paralelamente se le prohibía utilizar una parte importante de su espacio aéreo, limitando consecuencialmente las posibilidades de mantener o aumentar su ya disminuido poder militar.

4.- Según los informes presentados por los miembros de la Comisión de Control, Verificación e Inspección de la ONU, dirigida por el diplomático sueco Hans Blix y los miembros de la Comisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica dirigida por el experto egipcio Mohamed El Baradei, en sus arduas y esforzadas labores de inspección no han logrado determinar la presencia de un arsenal de armas químicas, biológicas o nucleares que se correspondan con las acusaciones que hace el gobierno de los Estados Unidos. En este sentido, recomendaron a la ONU y al Consejo de Seguridad, ampliar el tiempo de inspección y seguir presionando al gobierno de Irak como lo habían venido haciendo hasta ahora.

5.- La decisión de invadir y atacar a Irak es tomada por el gobierno de los Estados Unidos sin atender o acatar la posición de la mayoría determinante de los miembros de la ONU y el Consejo de Seguridad. Esto introduce un elemento muy delicado en el marco de los mecanismos de respeto a las decisiones del organismo multilateral surgido para evitar acciones unilaterales de unos países contra otros, valiéndose de su potencia militar, tecnológica y económica. Resulta oportuno recordar que la élite política y militar Nazi de Alemania en la década de 1930, partiendo de su alta capacidad militar y tecnológica con respecto a los demás países del undo, decidió iniciar un proceso de invasiones y dominio de otras naciones, desencadenando el terrible proceso de la Segunda Guerra Mundial. La política expansionista del actual gobierno de los Estados Unidos afecta intereses fundamentales de países europeos como Francia, Alemania, Rusia, además de intereses de China y de otros países ubicados en la región, así como de los productores petroleros agrupados en la OPEP.

6.- El gobierno de Saddam Hussein nacionalizó su industria petrolera, siendo dueño de las reservas más grandes de petróleo después de Arabia Saudíta. En la actualidad desarrollaba amplias negociaciones con diversos países europeos, asiáticos y de la propia región del Medio Oriente para ejecutar exploraciones y posibles explotaciones de nuevos yacimientos petroleros, preparándose para cuando se levantara el embargo impuesto desde la ONU.

7.- Al lado de Irak se ubica otro de los países satanizados y convertido en objetico militar por parte del gobierno de los Estados Unidos, nos referimos a Irán. Allí se ubican importantes inversiones europeas y es uno de los principales proveedores de petróleo de la China, quienes actualmente importan el 40 % de su consumo y necesitan para el 2020 una cuota importada de 50 % del petróleo que consumen. Estos aspectos resultan de interés tenerlos presentes, con la finalidad de evaluar las repercusiones geopolíticas y económicas de intentar el gobierno de los Estados Unidos atentar posteriormente contra este gobierno y el territorio iraní, ya que cartográficamente podemos observar la posición atenazada en que queda este país ahora con tropas militares de los Estados Unidos en Kuwait, Arabia Saudíta, Afganistán e Irak.

8.- La acusación que se hace contra el gobierno de Saddam Hussein de estar vínculado a la red terrorista Al Quaeda que lideriza Osama Ben Laden, tiene poca fundamentación , como lo han señalado diversos miembros de la ONU y estudiosos del tema terrorista. La red Al Quaeda se nutre de un planteamiento radical del integrismo islámico que se promueve desde hace varios años a partir de ciertos sectores de las élites saudítas, mientras que el gobierno de Hussein, al igual que el prevaleciente en Siria, se fundamentan en el Pan-Arabismo y por ello sus regímenes no son islámicos integristas, sino que se apoyan en partidos políticos como el BAAS. Estos dos gobiernos son considerados objetivos políticos y militares por parte de los líderes radicales del integrismo islámico. Adicionalmente el gobierno de Saddam Hussein es acusado por diversos sectores islámicos de ser uno de los responsables de la presencia de tropas militares de los Estados Unidos en las tierras más sagradas para cualquier musulán: La Meca Y Medina en Arabia Saudíta.

9.- Ya comienzan a plantearse denuncias acerca del gran negocio que constituye esta invasión y la destrucción de la infraestructura de Irak: Los grandes contratos serán entregados a empresas preferiblemente de los Estados Unidos, en segundo lugar de Inglaterra y algo para los españoles. Se trata de reconstruir todo lo dañado por la guerra desde 1992 y ahora en áreas como refinerías, gasoductos, electricidad, agua potable, hospitales, edificios públicos, escuelas, liceos y universidades, etc. Todo se financiará con el dinero que producirán las explotaciones petroleras de la riqueza Iraki por parte de las llamadas 7 grandes hermanas (empresas petroleras de los Estados Unidos), alguna inglesa y la Repsol española. La lógica es destruir masivamente la infraestructura y luego la construyo masivamente con el financiamiento de sus propios recursos naturales, generando altísimas ganancias para las empresas de los países invasores.

10.- Como en forma elocuente y oportuna lo ha señalado desde España el reconocido escritor José Saramago, en esta circunstancia de amenaza a la paz mundial y atropello de los derechos humanos, ha surgido una nueva potencia mundial: LA OPINIÓN PÚBLICA. Resulta alentador y estimulante las masivas y variadas manifestaciones que se han desarrollado en las más distantes ciudades y regiones del mundo para rechazar esta guerra absurda. En los países que participan activamente en la acción militar contra el gobierno y el pueblo Iraki, nos referimos a los Estados Unidos, Inglaterra y España, las manifestaciones ciudadanas han constituido una expresión de la fuerza que va adquiriendo esta nueva potencia mundial de la cual nos habla Saramago. A estas manifestaciones de rechazo se suman muchas voces de destacadas figuras individuales como Gabriel García Márquez, Nelsón Mandela, el Papa, Mario Vargas Llosa, Gunter Grass, Pedro Almodóvar, Rigoberta Menchu, Noan Chomski y muchos más.

Se trata de conquistar la paz y el equilbrio del orden internacional, derrotando a ás élites belicistas de estos países.
 
Germán Yépez Colmenares
Director del Instituto de Estudios Hispanoamericanos
Facultad de Humanidades y Educación
Universidad Central de Venezuela
E-Mail: germany@cantv.net
Teléfonos: 00 58 212 693 05 02 // 693 08 06