Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 

En respuesta al periodista e historiador Klemens Kaps, mensaje nº134.

Resulta muy estimulante leer los comentarios de Kpas sobre el Manifiesto Historiográfico Historia a Debate. Y resulta especialmente gratificante porque demuestra la capacidad de Internet y de la propia propuesta de HaD de llegar a todas partes, incluso a Austria, país en el que tenemos grandes amigos y habituales colaboradores que han visitado los seminarios y congresos de HaD en repetidas ocasiones. La reseña es clara y crítica (como nos gusta en HaD) y muestra muy claramente que el objetivo principal del Manifiesto está cumplido: la discusión y el debate sobre las cuestiones más de fondo del paradigma común de los historiadores y el logro de unos consensos mínimos (en los que el propio Kaps también está de acuerdo) para construir un nuevo cambio paradigmático, tan necesario para la reformulación teórica, académica y práctica de la Historia.

Quisiera comenzar con dos inexactitudes que nos deja el texto de Kaps. Por un lado, que el proyecto de HaD sea elitista y también que sólo sea profesoral. Ambos apuntes son totalmente incorrectos. No es elitista, puesto que todas las actividades de HaD se basan en la participación, como es el caso de los Congresos, los debates en red y también la posibilidad de firmar el manifiesto. Y tampoco es profesoral únicamente, puesto que todas las actividades de HaD se realizan más allá del cargo profesional al que se pertenezca, de hecho nos reconocemos por nuestra filiación institucional (más allá donde trabajemos, sea Universidad o no).

En otro sentido, me gustaría incidir en otras cuestiones a las que se refiere Kaps con el objetivo de puntualizarlas, aunque hay que matizar antes de comenzar que el propio proyecto de Historia a Debate, o así lo veo yo, no trata de imponer ningún prerrequisito para nada ni se trata de un proyecto redentor (como en numerosas ocasiones se desprende de lo escrito por Kaps), sino de un intento de alcanzar una serie de consensos comunes y de base para realizar, constructiva y pluralmente, una serie de cambios que no tienen que ser entendidos en la misma dirección ni en el mismo grado de compromiso (depende de cada uno y de sus ideas).

a) Se sorprende Kaps a lo largo de su escrito de la continua relación entre historia y sociedad, entre teoría y práctica o entre investigación y experiencia vivida. Éste es uno de los ejes direccionales de la propuesta historiográfica de Historia a Debate, que en ningún momento ha derivado en todos esos peligros de la participación que se señalan en el texto.

b) Existe un intento de colocar la lectura política y social por encima de la historiográfica y teórica, cuando tienen que guardar un cierto equilibrio. Es cierto que HaD, como muy bien escribe Kaps, "forma parte de todos esos esfuerzos de diverso cuño que, desde Seattle 1999, luchan por una rehabilitación de lo social", pero como se señala en el punto XVI del Manifiesto es un compromiso con la sociedad, con el mundo vivido y en el que vivimos, pero no con siglas, etc. Esta característica de HaD abre la posibilidad de pensar con varias ideas a la vez, la historiográfica, teórica y metodológica y la práctica, factual e histórica.

c) Derivado de lo anterior surge la tensión en la explicación de Kaps en torno a lo objetivo y lo subjetivo. Si no se entiende lo anterior, es difícil comprender la objetividad subjetiva, o la ciencia con sujeto que propone HaD (Punto I del Manifiesto)

d) Se denota un cierto recelo hacia la pluralidad y consenso en el escrito de Kaps, cuestión básica en todos los proyectos de HaD, como se muestra en el Manifiesto.

e) Se deja entrever un cierto sesgo occidentalista en las palabras de Kaps, desprenciando a los historiadores de todo el mundo, puesto que su participación lo pone en relación con la política. Historia a Debate es una comunidad transversal y transnacional donde tampoco importa el país de origen, sino las ideas y la competencia y solvencia científica.

f) Nos sentimos orgullosos de irritar a todos aquellos que no crean en la pluralidad de fuentes y de enfoques

g) No existe en Historia a Debate una ciencia histórica predefinida sino en continua construcción y que funciona en base a consensos, los cuales se desarrollan a partir de las diferentes luchas de la comunidad científica y su relación con la sociedad en la que viven.

En definitiva, agradecemos los comentarios del historiador y periodista Klemens Kaps y le emplazamos a una lectura más detenida del manifiesto así como de los trabajos de muchos de los firmantes del mismo. Lo ideal sería que como buen periodista tratara de informarse bien para como buen historiador no volver a repetir los mismos errores de lectura.

Israel Sanmartín
Editor asociado de Historia a Debate
Universidad de Santiago de Compostela
www.h-debate.com

[Nota: Puedes consultar en nuestra web el texto del Manifiesto de HaD en español, gallego, portugués, inglés, francés, alemán, catalán e italiano así como suscribir, opinar y/o colaborar en su difusión, publicación y utilización en la enseñanza de la historia, la metodología, la historiografía y la teoría de la historia. Escríbenos a h-debate@cesga.es]


 

 

Volver