Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 

Estimados colegas y distinto Humberto Miguel Jiménez,

Solicito à todos la divulgación del n.11 de nuestra revista O Olho da Historia
www.oolhodahistoria.org

En cuanto a lo que llamas ideología es, en realidad, la consciencia crítica que produce conocimientos y al que llamamos ciencia. La ciencia jamás podrá ser pura porque, fruto de la consciencia si mezcla incluso los sentimientos, emociones lo que no necesariamente quiere decir que es malo, vez que sin las pulsiones emocionales no haríamos nada. Ellas son pues necesarias al conocimiento, es decir todo en el contrario a lo que pronostico la racionalidad racionalista, cientista que ha atravesado los siglos después al menos que a Descartes.

Todavía, el conocimiento, la ciencia está en la contramano de la ideología y proveen de muchísimas otras fuentes que no las partes del cerebro que pensamos ser productora deobscuridad. Las diversas formas de consciencia social (la religión, el derecho, la moral, etc.) son formas de ideología que obscura el conocimiento. Tenemos que luchar incluso contra esas mismas ideología y la presiones de la emociones el lo que ellas pueden tener de perturbadoras para la producción de conocimiento crítico. En verdad no si puede buscar la neutralidad porque no producimos conocimiento en un campo neutro. En verdad, la neutralidad no existe en lugar alguno. Cuando decimos somos neutros estamos diciendo: hacemos un esfuerzo para que nuestras ideologías y emociones no perturbar, deformar, obscurece la constitución de nuestra ciencia, de nuestra conciencia critica. Pero el fenómeno mas fuerte da la ideología es no solamente hacer confuso lo conocimiento por la intervención de otros determinantes, sino además de esto, producir la inversión entre la causa y los efectos de los fenómenos, como hemos dicho en la otra intervención.

Sin embargo hay que tener la comprensión de que tal fenómeno no ocurre totalmente de modo consciente, mismo para las capas más conscientes de las clases dominantes. Es decir: no siempre cuando dicen que son los responsables del progreso, del desarrollo y de la seguridad de la paz lo hacen cínicamente. Ellas creen en gran medida en la legitimidad de suyos emprendimientos como siendo las mejores cosas que se puede hacer. Y mismo cuando no son buenos y producen muchos problemas ellos no solamente necesitan creer que son buenos, como necesitan hacer los otros, el resto de la sociedad creer a lo mismo. Es un fenómeno semejante a aquel de la resistencia de un neurótico que tiene que permanentemente escamotear los orígenes de sus neurosis. Parte de la populación global sufre de compulsión neurótica de comprar. Las relaciones capitalistas producen, por ejemplo, de la sumisión de parcelas importantes de la mayoría de la población al consumo desenfrenado, al fetichismo de las mercancías. Subjetivamente todos elaboran de modo más o menos inconsciente las racionalizaciones todas capaces de justificar el consumo de esta manera como si fuera una decisión suya. Pues: de ese modo existe una relación entre los fenómenos objetivos y el modo más o menos difuso y más o menos invertido de como si percibe subjetivamente el fenómeno objetivo en la sociedades de clases y en especial en la sociedad capitalista.

La cuestión es que en esta subjetividad toda la llamada ciencia no se cree indemne a los efectos de la ideología dominantes o de las ideologías de un modo general, así como ellas no se creen indemnes a los efectos de las emociones (y para el bien, tanto cuanto para el mal). Pero asimismo los objetivos de las ciencias no se creen en armonía con aquellos de la ideología. En ciencias sociales, sus objetivos -en las condiciones generales en la cual el conocimiento es producido, de que la consciencia crítica no sólo realice la identificación permanente de las contradicciones histórico-sociales, sino que también - ylo que constituye un verdadero triunfo sobre la ideología dominante, consiga la generalización de esa consciencia crítica al menos para mayor parte de la sociedad históricamente interesada a no permanecer en la ideología dominante. Como realizar esto en una sociedad masificada en la cual la mayoría de la población sólo alcanza de modo mucho parcial y fragmentario a realizar una "crítica" - que es más uno quejar, sobre los efectos de la Crisis sobre sus existencias? Sin duda que sobresale, a partir de ahí, un otro fenómeno: aquel de la posibilidad Quizás ahí se encuentre el límite que separa la producción del conocimiento científico de aquel relativo a la praxis política. De cualquier modo la consciencia de la existencia de esos límites hace con que la ciencia "neutra" sea puesta en causa de modo también permanente.

Un gran abrazo a todos y uno muy especial al amigo Jorge Oriola de la UNPAT Patagonia . Gracias por las tuyas palabras calorosas. Y vea, como tu dices "más allá de las diferentes lenguas podemos entendernos!!! Y eso es sencillamente maravilloso". Para mi es también un deleite escribir y hablar mi español - es decir, portuñol, que no está tan malo, verdad? En el futuro espero muy cercano nuestras lenguas serán una solo! Si las crisis no dejan vivir! Mas hala de nuestras diferentes comprensiones de lo que sea ideología podemos nos comprender. Como lo decía Caetano Veloso "la mala leche ."

El sol caliente del verano de Bahia para toda la Patagonia!-considerando-los que ellos visan a la incautación totalizante de los mismos fenómenos que las ideologías quieren sólo ordenar, estructurar de modo funcional -no sólo no son los aunque los de las ideologías, como les son contradictorios. La historia debe revelar no sólo la historicidad de los fenómenos, sus estructuras funcionales, pero también sus contradicciones insolubles, como es el caso de las relaciones entre el capital y lo trabajo asalariado.

Jorge Nóvoa
Universidade Federal da Bahia
Editor da Revista O Olho da História www.oolhodahistoria.org
Coordenador da Oficina Cinema-História
Currículo: http://lattes.cnpq.br/5518432165910556

 

 

Volver