Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes


[Extracto del texto de Waldo Ansaldi publicado en la revista Sciohistórica, 9/10, Primer y Segundo semestre de 2001].

SOPLAN BUENOS AIRES PARA LA HISTORIAOGRAFÍA

Waldo Ansaldi
Instituto Gino Germani. Universidad de Buenos Aires
Centro de Investigaciones Socio Históricas: Universidad Nacional de La Plata

No somos pocos quienes consideramos que los últimos veinticinco-treinta años del siglo XX generaron amén de interesantes y estimulantes perspectivas analíticas y temáticas- macizas tendencias regresivas en el campo de la historiografía. Sintomáticamente, hay campos historiográficos nacionales como el argentino- en los cuales las tendencias regresivas  (una serie de abandonos: de la concepción de la historia como ciencia social; de los análisis globales o macro de la teoría y los conceptos, por tanto, de la explicación; entre otros) han primado y priman aún- sobre las positivas. Hay modas que se han difundido acríticamente, ratificando con harta evidencia empírica el aserto de Alan Knight: “La moda es una pobre guía hacia la verdad”.

Afortunadamente no han escaseado, y son cada día más, las voces y las acciones de reacción. Así, para limitarnos al espacio iberoamericano, dos formidables iniciativas originadas en Galicia y Andalucía, en España, prontamente expandidas a Portugal y América Latina, sin mengua de otros espacios- se destacan por sus propuestas y acciones. Se trata de dos organizaciones internacionales: la Asociación Internacional Historia a Debate (HaD), la primera en el tiempo, y la Asociación Historia Actual (AHA).

Historia a Debate inició sus actividades a comienzos de los años 1990. Se autodefine como una red estable que en tiempos de fragmentación, comunica y reúne a historiadores de todo el mundo, mediante actividades presenciales y en Internet, dentro y fuera de las instituciones académicas- busca dinamizar intercambios y contactos multilaterales entre sus miembros más allá de las fronteras de la especialidad y de la nacionalidad, de las diversas filias y fobias, de cualesquiera ideología cerrada. Historia a Debate es un foro permanente de debate, en tiempos de transición paradigmática, sobre la metodología, la historiografía y la teoría de la historia; sobre la práctica renovada de la investigación y de la divulgación histórica; sobre la docencia de la historia, en la universidad y en las enseñanzas medias, y su r3elación con la investigación y la reflexión historiográfica; sobre los problemas académicos, profesionales y laborales de los historiadores, sobre todo jóvenes; sobre la interacción y el compromiso del historiador con la sociedad, la política y la cultura de nuestro tiempo.

Quienes integramos Historia a Debate compartimos algunos principios básicos y fundamentales: 1) No confundimos la praxis intelectual de la tolerancia con cualquiera neutralidad indiferente ante los problemas históricos e historiográficos del pasado, del presente y del futuro. 2) Creemos en un pensamiento historiográfico comprometido pero abierto, crítico mas autocrítico, coherente pero jamás único. 3) Procuramos, en consecuencia, a través de un intercambio académico y digital de  la investigación, la reflexión y el contraste de pareceres, aquellos consensos posibles y necesarios, los nuevos paradigmas, para, desde la diversidad, afrontar con éxito los cambios históricos e historiográficos que nos trae el nuevo siglo.

Historia a Debate es un taller de experimentación y puesta al día, en tiempos de grandes retornos, en todo lo relativo al uso crítico y reflexivo de las fuentes, a los temas, teorías y enfoques de la investigación empírica, a lo que sin duda, restrictivamente- llamamos oficio de historiador. Nos interesan nuevas propuestas de líneas de investigación, incluyendo las que están surgiendo, o que pueden surgir, de la reformulación creativa de los enfoques sabidos, porque pensamos que ni lo nuevo es necesariamente bueno ni lo viejo necesariamente malo.

La Asociación ha realizado, entre otras varias actividades, dos Congresos Internacionales, reunidos en Santiago de Compostela en julio de 1993, el primero, y julio de 12999, el segundo. Ambos contaron con la adhesión académica de más de 100 instituciones internacionales y la participación de unos 1.500 historiadores de más de 35 países de los cinco continentes. Los volúmenes publicados pueden ser adquiridos accediendo a la página web de HaD: www.h-debate.com. El tercer Congreso tendrá lugar en 2004.

Asimismo, HaD ha elaborado, a través de un equipo formado por profesores de varias universidades españolas, una base de datos de unas 45.000 direcciones postales y electrónicas de historiadores de todo el mundo, a los cuales se ha enviado la laboriosa Encuesta Internacional “El estado de la historia”, que tiene por objeto una aproximación, cuantitativa y cualitativa, a la situación de la historiografía en la bisagra de los siglos XX y XXI.

Hoy, Historia a Debate cuenta con más de 1.100 miembros, pertenecientes a 45 países. Y el 11 de septiembre de 2001 ha dado un muy importante paso como proyecto colectivo con la elaboración y difusión de un Manifiesto que nos define como tendencia historiográfica, sin menoscabo de la pluralidad de la red, en debate y relación con la continuidad simple de la historiografía de los años sesenta y setenta del siglo XX, el positivismo que renace y el postmodernismo que decae. Este importante documento se reproduce a continuación de esta gacetilla.