Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 
BALANCE Y PERSPECTIVAS DEL MANIFIESTO H-DEBATE

Querría terminar la fase de elaboración con algunas notas sobre virtudes, dificultades y perspectivas del Manifiesto y por extensión de HaD:

1) Su mayor virtud es, sin duda, el carácter colectivo. Lo que es habitual en la sociedad civil y política, juntarse para defender posiciones comunes, no lo es tanto en el mundo académico, donde se nos conmina  a competir individualmente, publicar o morir, etc. De ahí la excepcionalidad de HaD como comunidad académica, y sobre todo del Grupo y del Manifiesto como colegas diversos que fuimos capaces de ponernos de acuerdo sobre una plataforma historigráfica. La posible influencia de nuestras posiciones colectivas y "programáticas" se agiganta así frente a otras posiciones personales y fragmentadas que siguen las vías convencionales del intercambio académico (a las cual no renunciamos, por supuesto). Ventaja que nos lleva a sentirnos más responsables y autocríticos hacia la comunidad internacional de historiadores.

2) La idea de hacer de Historia a Debate un movimiento historiográfico existe ya desde "La historia que viene": es el principal resultado del I Congreso. La ampliación constante de HaD en estos años, su creciente prestigio académico internacional,  son buena prueba del "éxito" de una orientación historiográfica que alcanza su definitiva (de momento) plasmación en el Manifiesto del 11 de setiembre. La perspectiva futura de HaD como tendencia historiográfica está avalada, en consecuencia, por casi una década de crecimiento y maduración (pasado/presente/futuro).

3) Un peculiaridad de nuestras posiciones  historiográficas es que obligan al lector a meter en su cabeza más de una idea... El historiador es más hijo de su tiempo que de sus padres, viene a decir aquel proverbio árabe que tanto el gustaba a Bloch. El hombre contemporáneo inteligente no puede interpretar ya la realidad de una manera simplista, unívoca, unilateral, y lo que no vale o no debe valer para la historia inmediata ¿puede valer para la historia mediata de los historiadores? Cuando proponemos síntesis, matices y posturas dialécticas, nos estamos dirigiendo a los historiadores e historiadoras con más posibilidades por su intelegencia y su formación de influir en la escritura presente y futura de la historia: unos nos prestarán un apoyo activo, otros -tal vez la mayoría- un apoyo pasivo pero no menos importante.

4) El Grupo elaborador del Manifiesto venimos de la historiografía renovadora de los años 60 y 70, al igual que probablemente la mayoría de los miembros de la red HaD y de los posibles receptores de nuestras propuestas, incluso muchos de los que hoy "retornan al pasado" o mantienen contra toda evidencia la bandera posmoderna. Cara al futuro habrá que desarrollar más y explicar mejor, según vimos en las deliberaciones, las diferencias entre la "nueva historia" de Annales, el marxismo y el neopositivismo, y la "nueva nueva historia" que proponemos para el siglo XXI. Si no es así, fracasaremos, como "fracasaron" la vanguardias historiográficas del siglo XX.

5) Las corrientes historiográficas de mayor influencia en los siglos XIX y XX se implantaron alrededor de temas y líneas concretas de investigación. La situación crítica de nuestra disciplina y el "descubrimiento"  de una cantidad enorme de temas y enfoques historiográficos en el siglo pasado, nos han llevado a concluir: (A) que la primera necesidad es redefinir de raíz la matriz disciplinar y (B) que la innovación futura requiere "síntesis, matices y posturas dialécticas", es decir, pensar más de lo habitual la metodología y la historiografía que se aplica. Hemos avanzado bastante en la tarea A,  falta ahora dedicarle más atención a la tarea B. En el Manifiesto se habla, desde luego, de líneas de investigación pero no es suficiente: habrá que hacer (cuando se pueda) otros Grupos de trabajo dentro de H-Debate que desarrollen empíricamente  líneas de investigación adaptadas al nuevo paradigma que propugnamos.

6) Por último, la cuestión del contexto histórico y de las presiones externas que acompaña nuestros esfuerzos por incidir en el cambio de paradigmas historiográficos en curso. Queremos que las comunidades de historiadores se autorganicen para poder decidir sus temas y enfoques de investigación porque somos conscientes de que las influencias político-sociales son grandes, aunque contradictorias y globales, afortunadamente. Queremos decir que tenemos un margen grande para elegir el tipo de conexión historia-sociedad que deseamos y otro margen (ciertamente, menor) para intervenir en la historia inmediata a fin de que beneficie y no perjudique lo que consideramos mejor para la historia futura, la de los historiadores y la de la gente. Por eso leemos todos los días la prensa con ojos de historiador y por eso debatimos sobre la acelerada y apasionante Historia Inmediata que nos está tocando vivir. Si los valores globalsolidarios se imponen en el mundo, la escritura de la historia según HaD se extenderá todavía más. Si fuerzas oscuras nos imponen valores regresivos a la historia de los hombres y de los historiadores, nos cogeremos de la mano todos nosotros, profesores e investigadores de la historia de más de 45 países de los cinco continentes, y resistiremos. En cualquiera de los casos, ganaremos.


Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate
E-mail: cbarros@eresmas.net
Web HaD: http://www.h-debate.com
Web personal: http://www.cbarros.com