Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 
[Nota: Reproducimos los textos -corrigiendo alguna errata- de la página 49 del periódico La Voz de Galicia del 27 de enero de 2003 dedicada a Historia a Debate, que se puede consultar en
 
HISTORIA

Una red mundial impulsada desde Galicia redefine los estudios de historia El 74% de la amplia muestra los 30.000 docentes consultados defienden un mayor protagonismo de la mujer y la ecología El reto que ahora se plantea es revisar los diferentes acontecimientos.
 
RODRI GARCÍA (Redacción)

«A historia é a ciencia dos homes e das mulleres no tempo e no medio ambiente». Esta definición ha sido aceptada por el 74 por ciento de la amplia muestra de los 30.000 historiadores de 250 universidades de todo el mundo participantes en una consulta que tiene su origen en el Instituto Padre Sarmiento y la universidad compostelana. El coordinador del proyecto, Carlos Barros Guimeráns, profesor de Historia Medieval en Santiago, explica que el resultado de esta consulta «foi unha sorpresa moi agradable», ya que desde los años cuarenta, «a chamada Escola dos Anales decía que a historia é a ciencia dos homes no tempo». Sostiene Barros que esta experiencia no tiene precedentes y es difícilmente repetible.
 
El proyecto de una red mundial que analice la situación actual de la historia y proponga alternativas de cómo debe ejercerse está a punto de cumplir una década desde su nacimiento y se encuentra en lo que sus promotores denominan tercera fase, consistente en la «reconstrucción del paradigma historiográfico», es decir en la tarea de explicar cómo se debe escribir la historia. Aun destacando el apoyo a la inclusión de mujeres y ecologistas, Barros indica que «de ahí a que se acepte como parte da
definición dunha disciplina de tan longa tradición como é a historia había un grande salto, que xa se deu».
 
El reto que ahora se plantea es llevarlo a la práctica, «revisar os diferentes feitos históricos e comprobar si realmente non se agachou o papel dese cincuenta por cento da poboación que son as mulleres á hora de explicar os fenómenos históricos».
 
Este docente sostiene que la forma en que elaboran la historia es «facéndonos preguntas desde o presente, non metidos nunha furna, polo menos esa é a idea que temos os que estamos en Historia e Debate», nombre que engloba a los integrantes de esta red de expertos de todo el mundo.
 
También puntualiza que las cuestiones que más se discuten en el colectivo coordinado desde Compostela son «os temas, o método, o enfoque e a finalidade dos estudios entendidos como investigación da historia e, naturalmente, a relación coa sociedade que pasa polos centros de ensino».


+++++
El manifiesto sobre cómo escribir la disciplina recibe numerosos apoyos

Tras la consulta a más de 30.000 historiadores de todo el mundo, el equipo promotor de Historia a Debate inició la tercera fase, consistente en proponer alternativas a qué tipo de temas debe tratar la disciplina, el enfoque más adecuado de los acontecimientos o la finalidad con la que se debe estudiar la historia. Para ello han elaborado el denominado Manifiesto Historia a Debate que ya ha sido firmado por 180 historiadores de 22 países. El documento, que puede consultarse en Internet (www.cbarros.com), centra sus propuestas en la relación que debe adoptar el historiador frente a la
sociedad, en los aspectos que debe investigar el especialista, en su responsabilidad ética o en la objetividad.
 
Los firmantes del Manifiesto entienden que se trata de una relación de proposiciones de cómo debe escribirse la historia en este siglo.

Carlos Barros explica que los que han suscrito el documento «pensamos que pode ser un punto de referencia para que a historia que escribamos neste século, ou a que escriban as novas xeracións, vaia parella coa historia que estamos a vivir».

Recoñece Barros que «vivimos unha historia acelerada, con importantes cambios que influen nos historiadores».

También explica que el grupo «temos unha sona ben gañada internacionalmente» a pesar de la dificultad que supone que una iniciativa «con este grao de ambición e de eficacia» salga de la comunidad académica latina, en este caso de Galicia.

Cambio de paradigmas

Como telón de fondo de las propuestas se encuentra el hecho de que «el oficio de historiador está en crisis, lo que exige un cambio de paradigmas», indican fuentes de Historia y Debate. El grupo es partidario de ampliar la comunidad académica de los historiadores a los claustros de los institutos y
de los colegios. «Non é nada fácil, pero imos nesa dirección», argumenta Carlos Barros.
 
++++
Un colectivo que nació hace diez años en Santiago

 En el mes de julio de 1993, Santiago acogió el primer congreso Historia y Debate, dentro del Xacobeo 93. El siguiente tuvo lugar en 1999 y a partir de ahí, a través de una página web, germinó la red internacional que, por medio de Internet, debate problemas y forma lo que se llama una comunidad académica de nuevo tipo, que funciona a través de la Red. El próximo congreso será en julio del 2004.
 
++++
«Os feitos desmentiron a Fukuyama»

Los atentados del 11-S sirvieron para demostrar que las célebres afirmaciones de Fukuyama sobre el fin de la historia estaban equivocadas. Al menos eso argumenta Carlos Barros, que califica los atentados como «un punto de partida dun cambio de civilización, dunha transición histórica entre os séculos XX e XXI». Para Barros, «os feitos desmentiron a Fukuyama, que tivo un asomo de autocrítica antes do 11-S pero logo volveu ás posturas anteriores».
 
+++++++
Conocer el pasado no siempre impide repetir los errores

Conocer el pasado debería servir para no cometer los mismos errores.
 
Aunque la afirmación se atribuye a Marx, Carlos Barros apunta que tiene un origen clásico. Indica que «a historia repítese unha vez como algo épico e a segunda vez como algo cómico ou dramático». En este sentido cita el ejemplo de Pearl Harbor, referente histórico para el comienzo de la Segunda Guerra Mundial tomando luego como referencia por el Gobierno de Bush para actuar tras los atentados del 11 de septiembre.