Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 
[Unomasuno, 6 de julio de 2002]

Reivindican historiadores su autonomía intelectual frente al embate de la globalización

Presentaron el Manifiesto Historia a Debate, radiografía de la situación de la historia en el nuevo siglo

Juan Hernández

Este viernes, en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, los historiadores Norma de los Ríos, Boris Berenson, Guillermo Turner y Antonio García de León, presentaron el Manifiesto Historia a Debate, producto de ocho años de contactos, reflexiones y debates, a través de congresos, encuestas y contacto vía internet.

Resumido en 18 puntos, el manifiesto busca establecer un paradigma único y plural que unifique el quehacer de los historiadores frente al embate de la globalización.

La discusión que puede generar este manifiesto, señaló García de León, me parece interesante porque dará mejores frutos en la propia producción de los historiadores. Permitirá a su vez, añadió, sacar a la historiografía de la estrechez de las aulas, y romper en México con los prejuicios, la reflexión solitaria a la que nos obliga un sistema de competencia con criterios productivos.

Por su parte, Turner dijo que el manifiesto era una radiografía de la situación de la historia en el nuevo siglo. Mientras que para Norma de los Ríos, el documento, tiene tras de sí largos años de oficio de muchos de los que lo suscriben. Por primera vez vemos reflejadas nuestras inquietudes en torno a la tarea de la historia y la historiografía; y nos encontramos reconocidos en un espacio muy plural de un alto nivel.

Señaló que el manifiesto no es definitivo, si lo fuera no sería histórico, no estaría sujeto a la crítica y la renovación. Nosotros nos reconocemos como una tendencia historiográfica que está fundada en la búsqueda de consensos entre los historiadores, humanistas y científicos sociales para llegar a conformar un paradigma común y plural.

Aclaró que evitan la tendencia de volver a caer en un paradigma cerrado, que se convierta en camisa de fuerza donde tiene que entrar la realidad quepa o no. Una de las cosas que más me han preocupado a lo largo de mi trayectoria universitaria y práctica docente es el rescate de la herencia recibida, no se puede tener futuro haciendo tabla rasa del pasado.

Y agregó si los historiadores no somos capaces de tener un proyecto social alterno, estaremos encerrándonos en estos nuevos paradigmas de la posmodernidad, cancelando todo proyecto de futuro. Invitó a repensar los conceptos con los que se analiza y reflexiona la realidad. Ponerlos al día es una tarea urgente; eso es lo que puede llevar a una forma de ciencia social unificada.

Finalmente Boris Berenson expresó que el manifiesto se pronuncia a favor de que la imaginación produzca el descubrimiento de nuevas fuentes históricas, y potencia las que existen. Aboga por la innovación en aras de salvaguardar la interdisciplina como una respuesta vigorosa a la realidad del mundo globalizado.

Indicó que el manifiesto reivindica la autonomía intelectual de los historiadores ante los poderes establecidos; reglamentando el pleno derecho que nos asiste a la definición de los objetivos de la investigación frente a la que le dan las instituciones y empresas.

.