Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes


[Nota editorial Reproducimos la introducción del artículo de César Espinosa del Grupo Manifiesto de HaD sobre Jorge Basadre, una aplicación concreta de nuestra propuesta historiográfica. C.B]

JORGE BASADRE, LA HISTORIOGRAFIA Y LA POLÍTICA. Examen de su proyecto de construcción de una nueva historiografía nacional.

CESAR ESPINOZA CLAUDIO
Universidad de San Marcos, Lima
claudioaugusto54@yahoo.com

INDICE

Introducción.

1. Estudios preliminares sobre la obra e historia en Basadre

2. Jorge Basadre y la historiografía historicista de comienzos del siglo XX.

3. Historiografía y Política la biografía de un historiador del siglo XX.

4. Basadre en San Marcos y su proyecto de construir una nueva perspectiva historiográfica nacional.

5. De la historia anécdota a la historia ciencia.

6. Catálogo bibliográfico sobre teoría de la historia y análisis de coyuntura política.

Tema 1. Escritos sobre teoría e historiografía de Jorge Basadre.

Tema 2. Materiales sobre teoría e historiografía europea.

7. Bibliografía

INTRODUCCIÓN

Nuestro ensayo intenta acercarse al pensamiento y a la propuesta de un nuevo proyecto historiográfico construido por Basadre después de la 2da. Guerra Mundial. En este sentido nuestro intento busca ordenar ideas, orientaciones teóricas, esquemas y modelos de construcción de la historia. Cuando fui alumno de Pre y Post grado en Historia en San Marcos y en la universidad Católica la historia de los "grandes hombres" estaba subordinada a la historia social, a la historia de los grandes movimientos rurales y urbanos. Esta orientación dominante de los 70s empezó a resquebrajarse a finales de los 80s y a penetrar en las aulas de San Marcos la Historia de la Mentalidades (Utopía Andina), a experimentarse un mayor acercamiento entre Antropología e Historia y en general a practicarse una nueva experiencia colectiva de ejercicio historiográfico entre la Historia y las Ciencias Sociales.

Lentamente las visiones estructurales están siendo desplazadas por la historia de los sujetos colectivos. Sin embargo, esta tendencia en el Perú es todavía muy débil frente al auge de las biografías históricas en Europa, la nueva moda historiográfica, es decir, el retorno a Ranke. La crisis del marxismo historiográfico y de la Escuela de los Annales ha provocado el auge del neopositivismo en la historiografía actual, atada a intereses políticos, de mercado editorial y de alianzas con los medios de comunicación.

Frente a esta orientación ha emergido y se ha consolidado una nueva enciclopedia de la historiografía internacional. Se trata de un movimiento crítico de historiadores del mundo en el campo de la Historiografía que ha nacido paralelo a los grandes movimientos sociales antiglobalización y que ha construido una red electrónica para la comunicación y el debate permanente y la búsqueda de alternativas. En efecto, para Historia a Debate (HaD) el comienzo del siglo XXI es un tiempo fundacional ya que al publicarse el Manifiesto se propone un ejercicio y una práctica de rotación de perspectiva en la orientación historiográfica que dominó el siglo XX la escuela de los Annales y el materialismo histórico. La propuesta final es la de combatir a la historia "neopositivista" y a las propuestas posmodernas de transformar la historia en Literatura y en un ejercicio sin roles ni funciones en un mundo en plena globalización (véase, www.h-debate.com).

En esta perspectiva HaD propone que el ejercicio de reflexión historiográfico está vinculado con un presente que lo influye y en muchos

casos rige sus orientaciones y contenidos. En San Marcos (Lima, Perú) una nueva generación de historiadores jóvenes está planteando nuevas reconceptualizaciones y reorientaciones al ejercicio historiográfico contemporáneo. En medio del derrumbe de la sociedad oligárquica y la casi extinción de los partidos políticos, esta vez encontramos un renovado esfuerzo por encontrar un nuevo camino que asocie universidad y sociedad, historia y patria, presente y futuro.

En este sentido en el campo de los estudios históricos predominan novedosos títulos como "Diálogos en Historia" (Grupo de Estudios e Investigaciones Clío), "Nueva Síntesis" (Revista de Humanidades), "Perú Contemporáneo. Revista de Historia y Sociedad", Ukupacha. Revista de Investigaciones Históricas, en la que sus integrantes se encuentran enrumbados hacia un nuevo tipo de ejercicio historiográfico que combina la docencia con la investigación, la consulta de archivos y los recursos electrónicos de Internet, investigadores nacionales y extranjeros, materiales en idioma castellano y lengua extranjera. Conceptos como "nueva historia","nueva historia cultural","nuevo historicismo", se ensayan para encontrar una nueva respuesta al dilema actual de un Perú que hoy navega como un país sin respuestas a sus problemas históricos y estructurales el subdesarrollo, la pobreza social y la construcción de la Democracia.

Se trata de una nueva generación de jóvenes con una profunda vocación de refundación y edificación de una nueva historiografía para el Perú del siglo XXI. En los títulos y contenidos se plantea nuevos comienzos y se reclaman portadores de novedades. Una nueva historia social renovada con impulsos cognoscitivos se está organizando construyendo su propio campo de estudio. El primer síntoma es la floración de lenguajes que han desplazado a los preexistentes como el retórico hispanista de Ella Dunbar Temple (Huayna Cápac), el marxista estructural de Wilfredo Kapsoli (Historia de los movimientos Campesinos) y el Annalista de Manuel Burga (la Utopía Andina).

Los textos publicados por Arana, Chaupis y Garfias, en sus respectivas revistas, apertura un nuevo espacio de reflexión de los problemas sociales, políticos y nacionales. Estos artículos orientan una nueva perspectiva y se trata de un inicial esfuerzo de construir una nueva identidad a la disciplina de la historia. Se trata en verdad de una nueva generación de jóvenes que representa un nuevo impulso constructivo y que apuesta por construir una memoria histórica crítica sin desvalorizar lo anterior construyendo argumentos teóricos consistentes. Impulsar la publicación de estas revistas implica entonces postular un deslinde con las antiguas orientaciones historiográficas y para esto ensayan utilizando un nuevo vocabulario y reafirman su vocación de impulsar algo nuevo frente a la tradición marxista y analista que dominó San Marcos durante el último tercio del siglo XX.

Uno de los primeros indicadores de esta reorientación es que ya no insinúan ni difunden las propuestas globalizantes, los grandes sistemas, las grandes tendencias historizantes, los grandes líderes políticos e intelectuales. Esta vez se busca ahora construir ensayos singulares, de corta duración anudados a reflexionar sobre su vinculación con el tiempo presente, es la perspectiva de la Historia Inmediata, la Historia Presente.

En San Marcos por tanto se vive un proceso de transición hacia un cambio radical de temáticas y perspectivas historiográficas, un momento histórico en la que todavía perviven las tradiciones historiográficas impulsadas por historiadores como Raúl Porras, Ella Dunbar Temple, Alberto Tauro del Pino o Miguel Maticorena Estrada. Hay una herencia que todavía pervive pero ya superada por otra, la Historia Inmediata practicada por sociólogos, antropólogos y analistas políticos. El examen de la violencia política, la pobreza, los nuevos roles de la mujer, el militarismo autocrático, la construcción de la ciudadanía, la sociedad civil y la Democracia asumen perspectivas y dimensiones históricas comparativas sin las cuales sería imposible comprender la realidad contemporánea. La historia de tipo hegeliano y sus interpretaciones globalizantes de la historia con aspiraciones de ofrecer síntesis comprensivas del desarrollo humano empiezan

a ser revisadas y superadas.

Basadre no fue un hombre que aceptó resignadamente la dependencia de la historiografía europea o de los Estados Unidos, todo esto a pesar del ciclo de auge en su tiempo de las escuelas de los Annales, de Past and Presente y del marxismo historiográfico. Por el contrario sus escritos animaban a colegas y a estudiantes a encontrar mejores respuestas que las que se formulaban en París, Londres o Nueva York, un ejemplo de esto es su "Historia de la República del Perú" y los libros de ideas-síntesis sobre Historia Inmediata (Apertura) y temas políticos (Materiales para una nueva Morada o su ensayo introductorio "Realce e infortunio de Francisco García Calderón", Sultanismo y Corrupción y Centralismo y Elecciones en el Perú). Basadre fue un hombre comprometido con su tiempo histórico, con la recuperación de la memoria para una historia inmediata y combatió la amnesia colectiva en la búsqueda de alternativas a la historia oficial y tradicional. Por eso es que planteo que su obra y pensamiento marcó un esfuerzo de construcción de un nuevo marco historiográfico, de creación de nuevas líneas de investigación social y de proyectar la fundación de una nueva tendencia historiográfica asociando teoría y metodología, reflexión y pasión, historia y política.

Ahora bien, una de las propuesta de este ensayo es la de reiniciar los debates sobre la historiografía construidas en San Marcos después de la 2da. Guerra Mundial. En general, nuestras autoridades académicas y hombres ilustrados nos presentan a Basadre, Pedro S. Zulen, Raúl Porras, Luis E. Valcárcel, Ella Dunbar Temple, Carlos Daniel Valcárcel, etc. como los ejemplos y los paradigmas de la historiografía moderna del siglo XX. Sin embargo, poco es lo que se dice, y se conoce, acerca de sus enfoques subyacentes, lo que ahora se conoce como sus "marcos teóricos", y sus compromisos políticos y/o compromisos con la sociedad civil. Esto es hoy día urgente estudiarlo ahora que se ha impuesto el neoliberalismo y la globalización y encontramos a maestros como Pablo Macera y a Waldemar Espinoza asociados a proyectos políticos autocráticos y alejados a sus emociones juveniles marxistas de mediados del siglo XX. Hoy más que nunca

somos conscientes de que Historia y Política nunca estuvieron divorciados y que por el contrario son la fuente de la vida humana ya sea para avanzar o retroceder, incluso para permanecer estancados en el tiempo. Considero que Basadre es un ejemplo a seguir, por sus valores y principios de optimismo de la voluntad, de la inteligencia y de su mensaje y proyecto de pensar colectivamente la Historia para identificar y definir los problemas y buscar alternativas. En esa perspectiva Jorge Basadre no se contentó con permanecer en las aulas sino comprometerse con el pueblo y contribuir a fundar y fortalecer con su obra la Democracia en el Perú.

En el capítulo 1 realizamos un balance preliminar sobre los ensayos y escritos acerca del pensamiento y la obra de Jorge Basadre. En el capítulo 2 iniciamos una revisión sobre la construcción del pensamiento histórico moderno en Europa, en particular en Francia y Alemania, que van a influenciar en las propuestas de modelos y metodologías de análisis y reflexión histórica en Basadre. En particular tratamos de precisar el encuentro de un historiador peruano con las dos grandes tradiciones historiográficas europeas el historicismo y el positivismo. En el capítulo 3 sintetizamos la biografía académica y política de Basadre, sus viajes, sus contactos con líderes de tendencias istoriográficas y el proceso de contacto con la teoría e historiografía europea. Se trata aquí de presentar un primer ordenamiento bibliográfico de los materiales producidos por Basadre acerca de su experiencia de trabajo con la teoría y la historiografía europea.

En el capítulos 4 precisamos su itinerario como historiador profesional; usando los recursos de la historiografía alemana Basadre cuestiona las explicaciones deterministas y utopistas. En sus escritos, posteriores a la segunda guerra mundial, plantea la necesidad de pasar de la historia política a la de las mentalidades, en esta dirección explora las representaciones del imaginario colectivo, extiende el campo de la historia a la vida cotidiana y al examen de la complejidad y la relevancia de los factores inconscientes. En el capítulo 5 exploramos algunos conceptos centrales propuestos por Basadre para modernizar la reflexión histórica e historiográfica en el Perú. En especial nos concentramos en los avances realizados por la historiografía europea y sus críticas a la visión del marxismo estructural que ambicionaba disponer de una ciencia objetiva y sistemática de la historia. Al final de su vida Basadre empieza a revisar esta capacidad explicativa de las estructuras y la desconfianza en los actores que había marcado a su generación en los 60s. Basadre fue un hombre que tuvo en mente las ideas de Karl Popper, conocía los debates entablados entre Sartre-Althusser y saboreaba las propuestas historiográficas en los 80s por Edward Thompson, George Rudé, Jacques Le Goff y George Duby. Esto es lo que puede verificarse revisando el capítulo 6, dividido en dos grandes bloques bibliográficos. En este bloque de recursos bibliográfcios podemos percibir como Basadre proyecta fundar en el Perú una "nueva" historia, y que sus escritos y obras constituyen una reacción contra el paradigma tradicional del marxismo dogmático, el determinismo geográfico y la historiografía totalizante.