Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 

(carta disculpándose por su ausencia en la presentación de las Actas y Manifiesto Historia a Debate, celebrada en la UNAM el 5 de julio de 2002)

Muy apreciados colegas

Por causas ajenas a mi voluntad, no pude hacer el viaje a la ciudad de México como había planeado para asistir a la presentación de "Historia a debate". Mi deseo había sido estar con ustedes y con los alumnos de historia de la Facultad de Filosofía y Letras en la discusión de este muy importante Manifiesto y de las Actas, en el cual tuve la oportunidad de participar. "Historia a debate" inaugura una discusión sobre las nuevas perspectivas de la investigación histórica en Hispanoamérica y en el mundo. Ahí se discutieron los temas y las tesis que han marcado un nuevo rumbo en la investigación histórica. Particularmente hubo un encuentro entre los historiadores de Europa y América que considero fructífero y decisivo para continuar nuestro debate sobre los caminos de la historia en Hispanoamérica. A mí me tocó hablar sobre los orígenes de la memoria en Mesoamérica. Es decir, destaqué las características originales del pensamiento histórico mesoamericano basadas, a diferencia de Europa, en la imagen, el discurso oral y el mito. Estas formas específicas de registrar y transmitir el pasado son típicamente mesoamericanas y establecen un contraste con la historiografía europea. En el artículo que publiqué en "Historia a debate" definí las características de la recuperación histórica mesoamericana. Les envío una felicitación a la mesa que hoy discurre y festejo tan importante acontecimiento para la historiografía, tan necesaria esta discusión hoy día. Agradezco a los organizadores de este evento la invitación que me hicieron y que espero corresponder con una conferencia especial en esa Facultad en los días próximos. Un saludo afectuoso

Enrique Florescano