Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniones


Se publicará en la revista "Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval", nº 13, año 2002

El Manifiesto Historia a Debate.
Una nueva tendencia historiográfica abierta y global.

Carlos Barros
Universidad de Santiago de Compostela

Germán Navarro
Universidad de Zaragoza

Historia a Debate [http//www.h-debate.com] es una red estable que, en tiempos de fragmentación, comunica y reúne a historiadores de todo el mundo, mediante actividades presenciales y en la red de redes, dentro y fuera de las instituciones académicas, que busca dinamizar intercambios y contactos multilaterales entre sus miembros más allá de las fronteras de la especialidad y de la nacionalidad, de las diversas filias y fobias, de cualesquiera ideología cerrada.

Historia a Debate es un foro permanente de debate, en tiempos de transición paradigmática, sobre la metodología, la historiografía y la teoría de la historia; sobre la práctica renovada de la investigación y de la divulgación histórica; sobre la docencia de la historia, en la universidad y en las enseñanzas medias, y su relación con la investigación y la reflexión historiográfica; sobre los problemas académicos, profesionales y laborales de los historiadores, sobre todo jóvenes; sobre la interfaz y el compromiso del historiador con la sociedad, la política y la cultura de nuestro tiempo. No confundimos la praxis intelectual de la tolerancia con cualquiera neutralidad indiferente ante los problemas históricos e historiográficos del pasado, del presente y del futuro. Creemos en un pensamiento historiográfico comprometido pero abierto, crítico mas autocrítico, coherente pero jamás único. Procuramos, en consecuencia, a través de un intercambio académico y digital, de la investigación, la reflexión y el contraste de pareceres, aquellos consensos posibles y necesarios, los nuevos paradigmas, para, desde la diversidad, afrontar con éxito los cambios históricos e historiográficos que nos trae el nuevo siglo.

Historia a Debate es un taller de experimentación y puesta al día, en tiempos de grandes retornos, en todo lo relativo al uso crítico y reflexivo de las fuentes, a los temas, teorías y enfoques de la investigación empírica, a lo que -sin duda, restrictivamente- llamamos oficio de historiador. Nos interesan nuevas propuestas de líneas de investigación, incluyendo las que están surgiendo, o que pueden surgir, de la reformulación creativa de los enfoques sabidos, porque pensamos que ni lo nuevo es necesariamente bueno y lo viejo necesariamente malo.

Historia a Debate es, en suma, un proyecto historiográfico, en tiempos de individualismos, abierto y global, de jóvenes -y menos jóvenes- historiadores, para cambiar el mundo de la historia (nos contentamos con seguir influyendo positivamente sobre los cambios en marcha) con propuestas de avance y progreso histórico e historiográfico para su debate y virtual consenso en la plural comunidad internacional de historiadores.

Historia a Debate ha dado el 11 de septiembre de 2001 un importante paso como proyecto colectivo con la elaboración y difusión de un manifiesto que nos define como tendencia historiográfica, sin menoscabo de la pluralidad de la red, en debate y relación con la continuidad simple de la historiografía de los años 60 y 70, el positivimo que renace y el posmodernismo que decae. Las actividades puestas en marcha son variadas congresos internacionales, encuesta, seminario y otros proyectos de futuro como una revista.

En primer lugar, en cuanto a los congresos internacionales, recordemos que en los meses de julio de los años 1993 y 1999 se han organizado en Santiago de Compostela (España), en el marco de las celebraciones de los respectivos años Xacobeos (a modo de peregrinaciones laicas), el primer y segundo congresos internacionales Historia a Debate, con el apoyo económico de la Xunta de Galicia (gobierno de la Comunidad Autónoma), la adhesión académica de más de cien instituciones internacionales, y la participación de unos 1.500 historiadores de más de 35 países de los cinco continentes (1). Para el próximo año Xacobeo de 2004 tendrá lugar el tercer congreso, si el Apóstol Santiago y la Xunta de Galicia lo permiten. Mientras tanto Historia a Debate sigue trabajando, tejiendo la red, debatiendo, experimentando.

Se ha realizado también una encuesta internacional sobre el estado de la historia a cargo de un equipo formado por profesores de varias universidades españolas que ha elaborado una base de datos de unas 45.000 direcciones postales y electrónicas de historiadores de todo el mundo, receptores de la mencionada encuesta. Ésta tiene por objeto aproximarnos, cuantitativa y cualitativamente, a la situación de nuestra disciplina a fin de siglo, y estudiar el cambio de paradigmas historiográficos en curso, para lo cual se ha recibido el apoyo necesario, por parte de la Conselleria de Educación de la Xunta de Galicia, previo informe favorable de la Agencia Nacional Evaluadora española, para continuar el proyecto durante los años 1999, 2000 y 2001.

Asimismo, desde 1994 se reúne periódicamente en Santiago de Compostela (en el Instituto Padre Sarmiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas) el seminario permanente Historia a Debate por el cual han pasado ya decenas de profesores de diversas universidades españolas y extranjeras. Desde julio de 2001 este seminario se realiza también vía chat.

Finalmente, tenemos otras actividades en fase de desarrollo revista, editorial, talleres experimentales para la investigación empírica, lista en inglés, etc. Entre ellas, ya desde el primer congreso, hace ocho años, teníamos la intención de crear un órgano estable de expresión de Historia a Debate, pero el proyecto de la encuesta internacional, la preparación del segundo congreso y nuestros escasos medios, han ido aplazando la aparición de una revista internacional que responda al estilo de Historia a Debate, y que se inspire, por ejemplo, en las primeras etapas de revistas como Annales o Past and Present. Pensamos en sacar dos números al año, incrementando en el futuro la frecuencia según el eco recibido. A diferencia de nuestros congresos, acciones puntuales y centradas en la difícil tarea de la reflexión, pretendemos en la revista combinar más, si cabe, la historia pensada con la práctica de la investigación, manteniendo el carácter interactivo de nuestra relación con la comunidad mundial de historiadores.

El carácter único, y el buen resultado en cuanto convocatoria y efecto, de los congresos internacionales Historia a Debate justifica la necesidad de su continuidad como revista. El espacio que ha de cubrir la revista Historia a Debate se distingue por su carácter transversal, tanto respecto a las especialidades históricas como a las historiografías nacionales, por la búsqueda de la relación entre metodología, historiografía y teoría de la historia, filosofía e historia, historia y literatura, política e historia, historia y sociedad civil, etc., sin obviar los problemas profesionales y laborales de los historiadores (porque sin historiadores no hay historia), abierta a los autores consagrados y a los colegas jóvenes, en fin, el estilo de Historia a Debate en diferentes idiomas, porque creemos que ha llegado el momento de superar los chovinismos idiomáticos, especialmente en el ámbito de la academia, de acuerdo con el modelo descentralizado de globalización cultural y científica que defendemos para la historia, que -hay que recordar- la hacemos todos, no solamente los países del mundo más poderosos, económica y políticamente.

Después del segundo congreso (1999), que marca la transformación de la red Historia a Debate en una comunidad digital, Jérôme Baschet nos propuso la actualización colectiva de las conclusiones del primer congreso (1993), sintetizadas en un artículo por el coordinador general de nuestra plataforma (3). Posteriormente, dicho coordinador presentó un borrador de la propuesta historiográfica(4), el cual pasó por una serie de deliberaciones del grupo de trabajo constituído al efecto, dentro de la red Historia a Debate, hasta desembocar en el manifiesto historiográfico que firmamos la fecha del 11 de septiembre de 2001, día de los terribles atentados contra Estados Unidos y que señala igualmente un cambio de paradigmas en la historia mundial/global.

El grupo redactor del manifiesto(5) es el primer grupo de trabajo que crea Historia a Debate y tendrá un carácter permanente a fin de promover y desarrollar dicho texto y seguir el diálogo que genere, dentro y fuera de nuestro foro, cara a futuras revisiones, asumiendo además funciones de consulta y orientación de la red Historia a Debate, asistiendo a tal efecto al centro gestor de Santiago de Compostela. El llamado "Grupo Manifiesto" junto con otros colegas constituye pues el consejo consultivo de Historia a Debate. La amplitud alcanzada últimamente por la comunidad global de nuestra página web, con cerca de 10.000 visitas mensuales y 1.300 participantes en nuestras diarias listas de correo electrónico, aconsejó la creación de un "Consejo Consultivo" multinacional que asesore al centro gestor de Santiago de Compostela. La mayoría de los miembros de este nuevo órgano digital nos acompañan desde el congreso fundacional en 1993 y forman parte, simultáneamente, del recién creado "Grupo Manifiesto" para la orientación, promoción y desarrollo de nuestro movimiento historiográfico(6). El consejo estará abierto a futuras incorporaciones que incrementen su representatividad nacional así como la pluralidad historiográfica y civil que caracteriza, desde sus orígenes, a nuestro foro permanente de debate, sin menoscabo de la línea editorial de sus organizadores.

Explicitando las posiciones, sobre la escritura de la historia y el oficio de historiador, que proponemos a los historiadores del mundo como alternativa historiográfica para el siglo XXI, Historia a Debate busca reforzarse como movimiento historiográfico de nuevo tipo por su carácter global y porque entiende que aquellos colegas que no coinciden con nuestros planteamientos fueron y son interlocutores necesarios. Historia a Debate/Tendencia es inseparable de Historia a Debate/Foro de debate. A diferencia de otras corrientes, grupos, revistas y proyectos historiográficos que en el mundo (académico) son o han sido Historia a Debate publica y alienta todas las opiniones discrepantes que se manifiesten respetuosamente, incluyendo las contrarias a nuestras propias ideas y propuestas. La mejor manera que hemos encontrado para no caer en la creencia en "verdades absolutas" es convivir diariamente con otros puntos de vista, sin menoscabo de la defensa y desarrollo de un manifiesto-programa que nos sirve de guía para nuestras actividades presenciales y digitales.

Querido/a colega, te animamos, pues, a leer detenidamente estas 18 propuestas condensadas, a prestarnos tu apoyo en nuestra página web o de cualquiera forma si estás esencialmente de acuerdo con ellas, a ayudarnos a difundir este importante manifiesto en tu medio académico, y a desenvolver mediante artículos, investigaciones y debates nuestras tesis, opinando sobre ellas de manera libre como es habitual en Historia a Debate. Juntos, coincidiendo en unas cosas y discrepando en otras, cambiaremos la escritura y la enseñanza de la historia del siglo que comienza. Lo intentaremos, al menos.

(1)Actas del Congreso Internacional Historia a Debate, celebrado en Santiago de Compostela los días 7-11 de julio de 1993, editadas en tres tomos en dicha ciudad en 1995 por la propia editorial Historia a Debate.  Asimismo, Carlos Barros editó dos libros monográficos derivados del congreso: Historia a Debate. Medieval, Santiago de Compostela, 1995; y junto a Carlos Aguirre, Historia a Debate. América Latina, Santiago de Compostela, 1996. Véase también Actas del II Congreso Internacional Historia a Debate, celebrado en Santiago de Compostela los días 14-18 de julio de 1999, editadas en tres volúmenes en dicha ciudad el año 2000 por la propia editorial Historia a Debate.

(2) Proyecto de investigación financiado por la Consellería de Educación e Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia ( XUGA40101B96), y dirigido por el equipo constituido por: Carlos Barros (Santiago de Compostela), Iñaki Bazán (Vitoria), Miguel Ángel Cabrera (La Laguna), Francisca Colomer (Murcia), Gonzalo Pasamar (Zaragoza), Israel Sanmartín (Santiago de Compostela), Francisco Vázquez (Cádiz) y la colaboración del sociólogo Julio Cabrera (Santiago de Compostela).

(3)C. BARROS, “La historia que viene” en las actas citadas del primer congreso, tomo I, pp. 95-117.

(4) [1] C. BARROS, “La propuesta historiográfica de Historia a Debate”, ponencia presentada el 2 de junio de 2001 en la 30th Annual Meeting of the International Society for the Comparative Study of Civitalizations, organizada por Elpido Laguna  en el Campus of Newark, Rutgers University, New Jersey, USA.

(5) Coordinador: Carlos Barros (Universidad de Santiago de Compostela); Secretario: Israel Sanmartín (Instituto Padre Sarmiento, Santiago de Compostela, CSIC);  Miembros: Jérôme Baschet (École des Hautes Études en Sciences Sociales, París, y Universidad Autónoma de Chiapas); Boris Berenzon (Universidad Nacional Autónoma de México); Micheline Cariño (Universidad Autónoma de Baja California Sur), Francisca Colomer (Centro de Profesores y Recursos, Murcia); Amelia Galetti (Instituto de Enseñanza Superior de Paraná, Argentina); Sergio Guerra (Universidad de La Habana); Elpidio Laguna (University of Rutgers, Newark); Germán Navarro (Universidad de Zaragoza); Gonzalo Pasamar (Universidad de Zaragoza); Juan Paz y Miño (Pontificia Universidad Católica de Quito); Eugenio Piñero (University of Wisconsin, Eau Claire); Norma de los Ríos (Universidad Nacional Autónoma de México); D. F. Reinaldo Rojas (Universidad Pedagógica Experimental Libertador Barquisimento de Venezuela); José Javier Ruiz Ibáñez (Universidad de Murcia); Juan Manuel Santana (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria); Cristina Segura (Universidad Complutense, Madrid); Miguel Somoza (Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid); Guillermo Turner (Dirección de Estudios Históricos, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México D. F.); Luz Varela (Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela); Francisco Vázquez (Universidad de Cádiz), Jose Giraldo Vinci de Moraes (Universidade Estadual Paulista Sâo Paulo).

(6) Aparte de quienes componen el “Grupo Manifiesto” son también miembros del “Consejo Consultivo”: Bartolomé Clavero (Universidad de Sevilla); Rubén Cucuzza (Universidad de Luján); Karl Rudolf (Instituto Histórico Austriaco, Madrid); Teófilo F. Ruiz (University of California, Los Angeles); Norman Simms (Waikato University, Hamilton, New Zeland); y Hubert Watelet (Université d’Ottawa, Ontario, Canadá).