Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 
A propósito de la presentación en prensa del manifiesto y las actas del segundo Congreso de Historia a Debate, me surgieron estas reflexiones que deseo compartir como una invitación al debate. En principio, retomo algunas de las frases del comunicado haciendo anotaciones al respecto, finalmente abro ciertas reflexiones.

HISTORIA A DEBATE
Recobrar una ciencia histórica con sujeto (o conciencia histórica, que no es lo mismo, ya que ésta inevitablemente incluye al sujeto). Foro en el cual se discuten temas de la historiografía, del cómo hacer historia. ¿Cuál será el nuevo paradigma de la historia? Sujeto histórico con subjetividad (o historicidad, que no es lo mismo), una historiografía sin ataduras (las propias y las ajenas), cambiar la acumulación de datos por el compromiso social.

Historiadores, espíritu erudito que habita en su torre de Babel. Seres pragmáticos (mejor dicho sujetos históricos) que actuamos sobre el acontecer (no "actuamos sobre"; sino que construimos, modificamos el "acontecer", lo transformamos en HECHO gracias a nuestra PRAXIS). Rompemos con el viejo lema que tenían algunas escuelas de 'observar el pasado para entender el presente'; nosotros vamos más allá (me parece muy bien): entendemos el pasado y nos damos cuenta que la historia es una construcción (de ahí que en ese proceso continuo, donde la ruptura temporal es solo un artificio cognitivo, el futuro sea un elemento central). Cuando entendamos que la historia es una construcción y no una búsqueda de la verdad, le quitaremos a la disciplina esa enorme loza que carga. La historia es pasión por el pasado (yo le agregaría por el presente y sobre todo por el futuro. Una pasión que nos permita recuperar la experiencia acumulada para significar nuestro presente y abrir horizontes de futuro,que no pretendan convertir al UNI-VERSO en UNI-FORME, sino que recuperen: "La escencial heterogeneidad del ser, la incurable OTREDAD que padece lo UNO").

Desde pequeña me enseñaron que las palabras no son solo significados sino también significantes, es decir, que se encarnan como parte importante de la subjetividad, de la conciencia y del imaginario social. Por tanto, no es lo mismo hablar de Historia  que de historiografía. Así como no da igual hablar de ciencia histórica que de CON-CIENCIA HISTORICA (como condición humana de pensar, PENSARSE, CONSTRUIRSE y RECONSTRUIRSE, de TRANSFORMAR LO REAL imprimiéndole a nuestra PRAXIS un SENTIDO, en un momento y en un espacio determinado).

El sujeto HISTÓRICO no sólo actúa (realiza una actividad, procede, pone en acción, efectúa, ejerce funciones o representa papeles) sino sobre todo hace, crea, produce, con-forma, construye CONCIENTEMENTE, es decir, le imprime un sentido a su acción. Por tanto, "actuar sobre el acontecer" da la idea de una acción que se ejerce sobre algo dado, que sucede, que acontece; y no de una realidad dándose,  construyéndose, que el sujeto transforma y modifica en HECHO, es decir, en PROCESO CONSCIENTE DOTADO DE SENTIDO, de ahí que un NUEVO PARADIGMA DE LA HISTORIA debiera incluir un sentido profundamente ETICO. Debemos pasar entonces de la "ciencia" a la construcción de la CON-CIENCIA y repensar el paradigma decimonónico centrado en el "pasado", así como el paradigma del siglo XX que recupera el "presente", para configurar un nuevo paradigma que incorpore sobre todo al futuro como proyecto, como prospectiva, como esperanza, como utopía, donde la formación de la CON-CIENCIA HISTÓRICA, sea una tarea pedagógica fundamental, para que en efecto podamos "cambiar la acumulación de datos por un auténtico compromiso social".

Saludos,

P.D.
Para aquellos que no me conocen mi nombre es Ana María Prieto Hernández, soy profesora de Educación Primaria, Licenciada en Historia con estudios de Maestría en Historia, en busca de un espacio para realizar una tesis doctoral que abra una nueva manera de pensar los procesos educativos (formativos) en el campo de la Historia y busque construir una propuesta que transite de la "enseñanza" de un o unos discursos historiográficos, a la formación de la con-ciencia histórica que permita a los sujeto recuperar su historicidad.

Trabajo en la Universidad Pedagógica Nacional, ciudad de México, mi pasión es la Historia social, la didáctica de la Historia, la filosofía y epistemología de la Historia,  aunque todavía no haya mucha sensibilidad respecto a ello. Mi última obra publicada por CONACULTA, lleva por título: "Acerca de la pendenciera e indisciplinada vida de los léperos capitalinos" y trata de la vida popular en la ciudad de México, durante el periodo 1750-1850. Actualmente estoy en un proyecto que busca incorporar las Tecnologías de la Comunicación y la Información a la Educación a través de proyectos colaborativos vía Internet y la elaboración de videos cortos para abordar las materias de Historia de México e Historia Universal en la educación secundaria.