Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 

Diálogos con Joselías
Diario El Mercurio de Manta, ECUADOR. Diciembre 27, 2004

Pensar históricamente es mirar lo por venir

Hola amigos. Un mejor futuro tendremos cuando hagamos una mejor historia. ¿Cuándo hacemos una mejor historia? Hoy, no ayer. Hoy hacemos la historia. Lo de ayer es ya historia. Lo de mañana está por venir. Será presente cuando llegue. Y, cuando llegue, será historia. Por tanto, la historia se hace hoy.

¿Cómo hacemos una mejor historia? Participando, conociendo, estudiando, construyendo, administrando, produciendo, entendiendo las tendencias de la sociedad. Cuando al maestro Bernardo Máiz Vásquez, Doctor en Historia Contemporánea, se le pregunta ¿Cuál es el objetivo de la historia?, esboza una categórica respuesta: “El fin de la historia es el conocimiento para contribuir a la creación de conciencia, de compromiso, entre nuestros contemporáneos”.

¿Para que hacemos una mejor historia? Para un futuro mejor. Pero me remito al maestro español, Carlos Barros, uno de los gestores del III Congreso Internacional de Historia al Debate, que tuvo lugar en Santiago de Compostela, España, el pasado mes de julio.

“Hoy cuando iniciamos el siglo XXI dentro de una gran incertidumbre por el futuro de la humanidad, la historia tiene mucho que aportar en la comprensión de los procesos que han conducido a la situación actual. Para Historia a Debate la historia debe estar al servicio de las mayorías sociales y, reivindica el compromiso con los valores universales de educación y salud, justicia e igualdad, paz y democracia”.

La historia enseña. No es un pasatiempo. Es una disciplina del conocimiento humano con una enorme trascendencia en la cultura universal. “Europeos de todos los países, ¡Recordad!”, exclama Heinrich August Winkler, catedrático de la Universidad Humbolt de Berlín, en su ensayo “Aprender de la Historia”.

Este “recordad” evoca los 90 años del inicio de la primera guerra mundial; los 60 años del Día “D” de la segunda guerra mundial; y los 14 años de la caída del muro de Berlín. “Los pioneros de la unificación europea se puede afirmar que aprendieron de la historia. De las lecciones de la historia no se pueden deducir acciones concretas para el futuro pero ellas si sirven omo orientación”, señala el historiador alemán.

Es lo que está haciendo el Municipio de Manta. A las 17h00 de hoy lunes 27 de diciembre, en el auditórium del Banco Central, presenta el “Informe final del Proyecto Pro Historia de Manta. En el decurso del evento se premia a los estudiantes que participaron y ganan el concurso “Cuéntame la historia”.

Esta iniciativa tiene un nombre. Sea la oportunidad para felicitar a la Sra. Diana de Bustos, Directora del Departamento Municipal de Cultura. Los méritos a quien los merece. Ella merece el reconocimiento público así como el grupo de estudiosos de la historia que emiten el informe final. He recibido una atenta invitación que me honra. Asistiré para aplaudirlos.

Los mantenses somos un pueblo cosmopolita e intercultural. Es, por tanto, casi una obligación social, vigorizar el conocimiento histórico de la ciudad. Este conocimiento histórico de mi cantón y región es el objeto de mis estudios y preocupaciones. Este conocimiento histórico lo he compartido con mi pueblo, con mis discípulos, en clases, conferencias, debates, lecciones o escritos a través de Diario El Mercurio y otros medios de comunicación social.

Cuando en el escrito de un respetable columnista se publica un desliz histórico, el Dr. César Acosta Vásquez, inteligentemente lo esclarece y ubica la verdad histórica. Llamándome “Cronista histórico de Manta” me pide que lo reafirme cuando él ya lo ha hecho. Lo propio hace el Dr. Medardo Mora Solórzano quien me designa Director del Instituto de Historia e Identidad de Manabí de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. Son tan generosos como ustedes que me dispensan con sus lecturas.

Cuando el Municipio convoca a la primera reunión para conformar un grupo de trabajo e investigación, doña Diana de Bustos me pide que exponga mi pensamiento sobre Manta y su historia. Allí, en el auditórium del Patronato Municipal, ante el selecto grupo de maestros, estudiosos de la historia e intelectuales que se habían reunido, enfatizo que Manta tiene más de 1.500 años de vida histórica.

Mi exposición genera algunas reacciones, favorables, contradictorias y negativas unas cuantas. Como les digo a mis discípulos, los maestros no somos poseedores de la verdad, pero esbozamos nuestros pensamientos para generar la discusión. En el proceso del descubrimiento e interpretación de la realidad, se plantean tesis, se elaboran antítesis y se construyen síntesis.

Un grupo de trabajo intelectual se reúne para concordar y discordar en la búsqueda de una aproximación adecuada que interprete la realidad que se investiga, lo más verazmente posible. Después de un largo y tedioso trabajo, el grupo de historia, bajo la conducción del Departamento Municipal de Cultura, concluye su tarea y hoy presenta el informe final. Esto es lo meritorio.

Hace unos meses cuando se presenta un primer borrador exprese mi desacuerdo con algunas aseveraciones. Es posible que yo piense de manera diferente. No quiere decir que tenga la razón. Simplemente pienso de manera distinta.

Por ejemplo, en mi criterio y en mis estudios, el maestro, Dr. Viliulfo Cedeño Sánchez es el verdadero descubridor de la Cultura Manteña. Su libro “La Confederación Manteña” circula en 1985 desde el Paraninfo de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, en el decurso del primer año de su vida institucional. El maestro Cedeño Sánchez está enfermo, acude en silla de rueda, su discurso de presentación resume su vida y su obra.

Cuando en la bibliografía no aparece el nombre de la obra ni del autor se me dice que es una recopilación de otros autores. Posiblemente, hasta ese momento no habían leído la obra ni se habían enterado que el propio Viliulfo hacia las excavaciones en Tarqui, Los Esteros, Barrio Córdova, entrevistaba a la gente pescadora, tomaba fotos, asistía a eventos arqueológicos, convocaba a otros estudiosos y, desde la década del 60`s, los mantenses leíamos la cartilla publicada por la imprenta de don Vicente Cedeño Paz y que maestro pagaba con su propio peculio.

Tengo el derecho de decirlo, no solo porque fui uno de sus primeros lectores, sino que, siendo estudiante y él, mi maestro, lo acompañé en algunas excavaciones.

Pero, aparte de ello, públicamente reconozco y felicito el esfuerzo y el trabajo de doña Diana y del grupo de estudiosos de la historia que hoy le presentan a Manta el “Informe Final del Proyecto de Pro Historia de Manta”.

La otra gran iniciativa es la de compartir dicho conocimiento con los estudiantes porteños y su difusión a través de cartillas que publica diario LA HORA MANABITA a cuyo Director, Lic. Ángel Loor Giler, felicito y agradezco como ciudadano mantense y manabita.

Don Ubaldo Gil Flores, tuvo la gentileza de publicar mi ensayo de comunicación histórica: “Manta, 1500 años de vida histórica y la racionalidad (razón de ser) de la identidad cultural manabita” que usted puede encontrar en el libro revista “Cyberalfaro” No. 7 que, en su oportunidad, entregué, en versión electrónica, a doña Diana.

Finalmente debo aplaudir la decisión del Directorio de la Autoridad Portuaria de Manta al resolver que no se instale en el puerto la vieja barcaza de generación eléctrica de Ulysseas. Una decisión unánime del Directorio. Esto incluye al Dr. Carlos Manjarrez, al Ing. Víctor Hugo Ferrín y al Ec. Carlos Caicedo, quienes, en primera instancia estuvieron en desacuerdo pero que, finalmente, en decisión que les honra, votan por la no instalación.

Pensar históricamente es mirar lo por venir. Si. Es mi manera de pensar porque los visionarios traen el futuro al presente y es lo que estamos haciendo muchos mantenses.


Joselías Sánchez Ramos
Manta, 2004-12-27
josar@easynet.net.ec
http://joselias.blogspot.com
http://joselias.motime.com