Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Opiniomes

 
Estimado Carlos:

Comparto en línea generales tu evaluación de las tendencias fragmentadoras y de los peligros que entrañan las posiciones relativistas. Por otra parte, me parece interesante la exploración que historia a debate está haciendo en torno a pensar la práctica de la historia en términos colectivos. Mis apreciaciones iban en el sentido de algunos de los puntos que me parecen más interesantes de explorar y, en ese sentido, señalo que mucho se puede aprender de los horizontes colectivos que inspiraron algunos de los planteos en el siglo XX: pienso, por ejemplo, en la relación entre educación de adultos y escritura de la historia en E. P. Thompson, por citar un autor que he trabajado.

Con respecto a los problemas planteados en el punto XIV sobre el que me preguntas, ¡qué difícil poder trazar un cuadro general de cómo se presentan en Argentina! En líneas generales el giro de una generación optimista a otra pesimista se confirma. Tal vez con algunas asincronías que hacen ver a la generación nacida en los 60 y 70 con un espíritu más militante.

De todas maneras, no es difícil encontrar debates en que un profesor de unos 70 años presenta posiciones más radicales y clásicamente militantes frente a cierto desencanto de alguno de unos 40-45. Pienso en una discusión sobre la democracia a la que asistí hace poco tiempo. El problema con estas cuestiones es cómo establecer algún tipo de generalización sin caer en una apreciación excesivamente impresionista.

Además en el caso de nuestro país hay problemas adicionales para pensar este problema. Desde los años 80 y con una fuerte profundización en los años 90 se dio un proceso de profesionalización que, por un lado se inscribe en las tendencias mundiales a volver hacia una historia del "pasado en sí mismo", y por otra parte implica saldar cuenta con el protagonismo de la conciencia histórica de los años 70 (y con todo un proceso que incluye la radicalización política, la violencia política, la represión por el terrorismo de estado, la reconstrucción de una democracia que nunca había sido valorada positivamente en el pasado, etc.). Y después de todo esto, una política demoledora en los años del menemismo que recluyó todo intento crítico a expresiones de resistencia con escasas perspectivas de pensar algún tipo de transformación, o, por lo menos, en el caso de los universitarios, de poder pensar un lugar político propio.

Como resultado de la profesionalización, la cuestión del relevo generacional se plantea como un problema, por las escasas posibilidades de recambio o de generación de nuevos espacios en las principales universidades donde se ha logrado un funcionamiento normal y continuado a través del tiempo, pero dónde todo debe pensarse desde el supuesto de la escasez de recursos.

En suma, mi primera conclusión al respecto es que la cuestión es muy heterogénea, existen lugares donde hay un funcionamiento institucional aceptablemente dinámico, pero cuesta ver esto como parte de una tendencia y más bien debe percibirse como una expresión de un voluntarismo a prueba de todo.

Con respecto al relevo generacional hay un problema aún más grave si queremos pensar a largo plazo. El impacto de una política de transformación del sistema educativo en su conjunto en los años noventa que, sumado a las transformaciones operadas por la implementación de las políticas neoliberales, hace que, no sólo se restrinjan desde el punto de vista socioeconómico las posibilidades de acceder a la educación a vastos sectores de la población, sino que quienes ingresan lo hagan en peores condiciones (notablemente peores, subrayo). Este deterioro puede seguirlo cualquier profesor año a año y amenaza una cosa que, pese a todas las cosas malas que tiene este país, es o era una cosa buena.: una educación universitaria gratuita de buen nivel en general y en algunos aspectos muy buena o excelente.

Bueno, estas son mis impresiones.

Me parece bien que difundas las opiniones que te transmití en el mensaje anterior sobre el manifiesto.

Te mando un gran abrazo,

Hernán Sorgentini
Unversidad de La Plata
Argentina