El mensaje de Teodoro Blanco desde Buenos Aires respecto a la dificultad de hacer ver para el contexto vasco algo aparentemente tan claro como que un asesinato es un asesinato me hace revivir situaciones personales de desesperación moral. Pues he llegado a desesperar ante mi incapacidad para explicar a gente sensible y sensata en Argentina o también en México que Eta no es un movimiento de liberación ni falta que hace, bien es verdad que también suele tratarse de un público con nada oculta simpatía con movimientos como ahora el neozapatista que se abrió de capa provocando una matanza de más de cien personas en Chiapas. Hay a mi entender un serio problema de fondo por la falta de discernimiento entre situaciones inicuas, como la que afecta a los pueblos indígenas por América, e iniciativas sencillamente criminales por mucha cobertura de justicia que se busquen. Y el caso vasco presenta la peculiaridad de que ni siquiera se da lo primero, la iniquidad, siendo lo segundo, el crimen, lo que crea la apariencia de su propia cobertura. ¿Cómo entonces no se discierne? Me parece que el propio Teodoro pone el dedo en la llaga cuando se refiere a la expresiones manidas del mensaje precedente, el de Pedro Barruso. Seguimos con un lenguaje tan gastado que sencillamente no sirve. Lo diré de otro modo. Se haga o no explícito, funcionamos mediante asmilaciones históricas fuera de lugar. Eta no es fascismo ni, desde luego, PNV tiene absolutamente nada que ver con nazismo. Dejemos esto a los filósofos y literatos bien situados en su paraiso de individuos sin comunidades. Qué sencillo sería todo si fuera cierta la identidad fascista de Eta. No habría entonces la más mínima posibilidad de que todo el llamado Movimiento de Liberación Vasco gozase todavía de fuertes simpatías entre gente sensible y sensata por América. O sería de lo más fácil despejarlas. La historia es otra y el asunto es otro. Otro tiene que ser el lenguaje; otro, el conocimiento. El mensaje de Teodoro creo que nos plantea el reto.

Bartolomé Clavero
Facultad de Derecho
Universidad de Sevilla
E-41004, Sevilla, España
Tf y Fax: 34 95 455 1304
E-m: