NOTA DEL EDITOR:

Esta contribucion al debate "¿Qué historia enseñar en el siglo XXI?" nos ha llegado a traves de la lista hermana H-Mexico ().


Debate sobre enseñanza de la historia: objeciones al tono

Estimados colegas: He seguido por este medio los debates relativos a la ensenianza de la historia, y debo confesar que, aun cuando acuerdo con muchas de las propuestas que se han vertido, me preocupa observar como en nombre del "enseniar a pensar historicamente" se desliza un concepto fuertemente "pragmatico" del saber historico que resulta, en ultima instancia, profundamente ahistorico. Es precisamente este concepto el que forma parte de una suerte de saber espontaneo profundamente arraigado entre mis alumnos (y supongo que tambien los suyos) y el que mas trabajo cuesta tratar de erradicar. De hecho, cuando armo un curso pienso que me sentiria plenamente satisfecho si lograse al final del mismo que los estudiantes puedan desprenderse de sus "intereses y necesidades presentes" y aprendan a "pensar historicamente", que, segun entiendo, es precisamente lo opuesto a lo que se propone en las ponencias publicadas, esto es, penetrar la especificidad de cada epoca y momento historico. La "historia pragmatica", que rapidamente suele deslizarse al terreno normativo, tiende, por el contrario, a allanar la historia y a pensarla toda como cruzada siempre por los mismos tipos de problemas, las famosas "cuestiones eternas". Esto no necesitan aprenderlo los alumnos; ya lo saben antes de empezar los cursos... y, lamentablemente, muchas veces tambien al final de los mismos. De hecho, no es infrecuente escuchar en los examenes orales finales las mismas respuestas repetidas con solo los nombres cambiados. Las razones alegadas de por que cayo Porfirio Diaz resultan indistinguibles de aquellas que llevaron a la caida de Batista en Cuba, a la decapitación de Luis XVI, y (por que no?) al asesinato de Julio Cesar.

Por otro lado, me resulta paradojico que el saber historico tachado de "anticuario" (por oposicion al "pragmatico") se lo considere como una forma de aproximacion decimononica. En realidad, la idea de la historia como "magister vitae" es precisamente el rasgo mas caracteristico del pensamiento historico del siglo pasado. La misma solo puede fundarse en una perspectiva genealogica de la historia (esto es, que el pasado contiene la razon del presente y se proyecta sobre el porvenir), de matriz romantica, que es, a su vez, el resultado de los desarrollos producidos a comienzos de siglo pasado en el campo de la biologia y que permitieron el surgimiento de las primeras concepciones ontogeneticas (i.e., relativas al desarrollo embrional) dinamicas modernas. Creo que Ramon Lopez Facal sintetiza muy bien este punto de vista genealogico cuando dice: "El saber histórico puede y debe proporcionarles el conocimiento preciso sobre sus orígenes y evolución que los lleve a entenderlos de manera progresivamente más profunda de manera que estén en disposición de tomar decisiones fundamentadas, basadas en el conocimiento, para transformar los aspectos de la realidad que deban ser cambiados"

No es este, entiendo, el tipo de vinculos que podemos hoy pretender encontrar entre el pasado y el presente (y que resulta solo la contracara de aquellas perspectivas fuertemente nacionalistas que Lopez Facal denuncia), lo que no necesariamente quiere decir que el estudio de la historia no tenga implicancias presentes. Creo que el "aprender a pensar historicamente" puede efectivamente contribuir a lograr lo que los formalistas rusos llamaban (y que resulta siempre tan dificil de conseguir) "ostranenie" o "desfamiliarizacion", esto es, intentar, mediante la confrontacion con realidades pasadas que nos son radicalmente "extranias" y, en principio, "incomprensibles", poner cierta distancia critica respecto de nuestra realidad presente, relativizandola, es decir, despojandolas de su velo de "naturalidad" (o "eternidad"). En sintesis, entiendo que tal concepto "pragmatico" de la ensenianza historica no nos previene contra (cuando no alienta) lo que F. Schlegel llamaba el "axioma del promedio", y que forma parte del "saber comun": el supuesto de que "tal como es ahora, asi debio haber sido siempre y en todo lugar, puesto que, depues de todo... es tan natural" (Fragmentos filosoficos III.25).

No es mi costumbre utilizar este tipo de medios para expresar mis opiniones personales, ya que ello puede muy bien prestarse a abusos; pero esta vez me senti obligado a romper con dicha costumbre. Espero que las lineas precedentes sirvan, si no para cambiar, al menos para reformular algunas de las propuestas que se han vertido y que, insisto, pueden resultar nocivas para la ensenianza de la historia.

Un saludo afectuoso,

Elias Palti