Estimado Carlos y Eugeni Piñero y Luis (y no pongo más porque, la verdad, estoy entrando de repente en esta discusión y no sé bien con quién estoy hablando...)

Antes de nada quiero decir que más que "contestar", quiero acrecentar un toque a las dos intervenciones de Eugenio (ésta de 3/12, y la de 19/10 cuando respondía a Carlos sobre la teoría de la dependencia). Veo que tenemoss varias coincidencias de pensamiento.

También mi punto de vista es que la "forma mentis" latinoamericana es occidental. Se hace muy difícil y creo que sólo forzando la realidad de las cosas -y, evidentemente, con algunas excepciones- se puede hablar con verdad de que los intelectuales y en concreto los historiadores de América Latina tengan un esquema mental autóctono.

Lo que quiero añadir al debate, concretamente dentro de la línea apuntada por Eugenio, es algo que capté -pido perdón por basarme en la experiencia personal, pero quiero hacerlo así, fenomenológicamente, como experiencia personal- repito, que capté al entrar en contacto con el mundo cultural brasileño, principaalmente en las áreas de Derecho e Historia. El mundo cultural brasileño no es latinoaamericano, sino europeo. Lógicamente, con sus excepciones, pero, en general, el "espacio", el ser ahí, que dice Eugenio, es un espacio occidental y, de cierta manera, de espaldas a lo latinoamericano. Fue una percepción curiosa, porque mi expectativa -probablemente por el hecho de pertenecer al espacio cultural hispano- era de que Brasil haríaa parte de un contexto latinoamericano. No. Estoy convencido de que Brasil hace más parte de un contexto europeo.

Quizás colocar esto de esa forma resulte extraño, y quizás haya muchos que no concuerden; pero me gustaría especialmente abrir un diálogo con Eugenio sobre este tema (en el caso de que te interese), porque, como digo, veo qque tenemos varios puntos en común, y me gustaría "introducir" el "tema Brasil" en el contexto de esta discusión, esperando también que otros colegas brasileños se animen.

Un abrazo a todos

Rafael Ruiz
Universidade de São Paulo