Preguntas y Respuestas


Pregunta: Mónica Vázquez
Mail:
mdcomplice@hotmail.com
Fecha: 26/11/01

Enseñanza


Estimados miembros de Historia a Debate:

Hace apenas unos días tuve noticias de su existencia (se lo debo a la Dra. Norma de los Ríos, quien me sugirió buscar la página en internet y ponerme en contacto con ustedes) y a través de los correos que he recibido me he alegrado mucho de que todavía existan historiadores convencidos de que la Historia es algo más que una disciplina para satisfacer la curiosidad personal y leer acerca de hechos interesantes, pues veo con satisfacción que para ustedes, al igual que para mí, la Historia tiene un compromiso social ineludible con las mayorías.

No obstante, siempre he observado que, si bien el estudio de la historia como herramienta para el análisis de los problemas actuales y una posible construcción de un mejor futuro está fuertemente arraigado en historiadores profesionales, ubicados prácticamente en las universidades, en los niveles básicos (primaria y secundaria) e incluso todavía a nivel preparatoria, la Historia que se enseña carece de ese enfoque. Tal pareciera que se reduce a una mera narración de los hechos y, al final, el estudiante no consigue captar su verdadera importancia.

Esto podría no preocuparles a algunos. Sin embargo, creo que esta situación influye en la formación de individuos carentes de todo interés incluso en los problemas sociales, económicos y políticos de su momento y, en consecuencia, carentes de un conocimiento mínimo del funcionamiento de un Estado, de sus derechos y de sus obligaciones como miembros de una sociedad. Son individuos fácilmente manipulables y sin herramientas que les permitan analizar su presente y las consecuencias de determinadas medidas gubernamentales.

Ante esto, me surgió una duda: ¿cómo puede la Historia, o mejor dicho los historiadores, contrarrestar los efectos de la ignoracia cuando las propias mayorías carecen de interés en ella? ¿De qué manera se puede interesar a las personas en sus historia inmediata ya no para que sean historiadores profesionales sino para que utilicen estos conocimientos en la construcción de su futuro?

Yo no tengo respuestas todavía para ello (tal vez porque aún me falta mucha experiencia) y quisiera aprovechar que puedo contar con sus puntos de vista y orientación para buscarlas. ¿Podrían comentarme algo al respecto o recomendarme algunas lecturas en las que se hable de esto?

Muchísimas gracias.

Atte. Mónica Vázquez Fernández.
Lic. en Estudios Latinoamericanos, en la Universidad Nacional Autónoma de México.
mdcomplice@hotmail.com

+++++++++++++

Queda mucho terreno por recuperar para que la historia que se enseña y se investiga en la universidad supere la asepsia positivista y el academismo. Las posiciones de HaD al respecto son claras pero insuficientes, porque representamos sólo una parte de la profesión y porque no siempre lo que se
dice individualmente (sobre todo en Internet) se corresponde con lo que se hace....

Cada uno/una tendremos que seguir pues haciendo lo que se pueda, sin caer en el otro extremo: una historia politizada carente de rigor.

Ánimo, pues.

Un saludo cordial,

Carlos Barros