Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Transiciones a la democracia


MESA J. TRANSICIONES A LA DEMOCRACIA

LA TRANSICIN ESPAOLA A LA DEMOCRACIA DESDE LA HISTORIA DEL TIEMPO PRESENTE

Alfonso Pinilla Garca
Universidad de Extremadura

La Historia del Tiempo Presente arroja dos interesantes cuestiones que el historiador debe incorporar a su estudio por un lado el carcter transdisciplinar de su trabajo, por otro lado la dimensin perceptiva de la Historia. De acuerdo con el primer aspecto, el historiador debe incorporar, adaptar y aplicar algunos principios cientficos de otras disciplinas, ms relacionadas a veces con el campo de las ciencias naturales que con el de las ciencias sociales. En este sentido, nosotros incorporamos en el estudio de la Transicin algunos conceptos procedentes de Teora de Sistemas, Teora del Caos, o Teora de Juegos .

Por otro lado, conviene resaltar que nos interesa sobre todo la percepcin del proceso, de tal manera que no pretendemos reconstruir "la verdad sobre la transicin", sino analizar las distintas "verdades" o percepciones que existieron sobre ella. De ah que estudiemos el acontecimiento histrico a travs de los medios de comunicacin, observando de qu manera los medios perciben y transmiten los hechos, convirtindolos en acontecimientos cuya interpretacin ser fundamental para la percepcin y valoracin final del proceso. Transdisciplinariedad y estudio de la Percepcin sern las dos cuestiones a resaltar en nuestro trabajo.

De acuerdo con esto, podemos caracterizar la Transicin poltica en Espaa desde las siguientes ideas

- La Transicin revela, y se explica por, un alejamiento o antagonismo entre sistema poltico y entorno (sociedad, cultura, economa), que ya viene gestndose en Espaa desde finales de los aos 50 y a lo largo de todos los aos 60, cuando la consolidacin poltica del Rgimen de Franco se ve acompaada con un desarrollo en lo econmico y una modernizacin en lo social (Plan De Estabilizacin, desarrollismo, equiparacin progresiva a la sociedad de consumo de masas, turismo, etc). Esta modernizacin del entorno, producida por el propio sistema poltico, ser la contradiccin profunda que explique el proceso de transicin. Por tanto, es el propio estado franquista quien genera la contradiccin que en el futuro acabar transformndolo. El asesinato de Carrero Blanco, por ejemplo, pone de manifiesto este alejamiento del sistema respecto a su entorno, un entorno cada vez ms hostil que reacciona violentamente contra la perpetuacin del sistema

encarnada en el almirante Carrero.

- La transformacin no ser radical pues se conjugarn cambio y continuidad para generar nuevas realidades en lo poltico que ya s se ajustarn mejor a las realidades socioeconmicas previamente generadas. La transformacin no ser traumtica y caminar por la senda de una reforma pactada entre los sectores ms moderados de la oposicin franquista y los sectores ms aperturistas del franquismo. Las fronteras del sistema poltico interaccionarn, por tanto, para dar lugar a un proceso que no estaba previsto pero que sin embargo giraba en torno a estas coordenadas no rupturistas. La lnea editorial de algunos peridicos durante la Transicin como Informaciones, Pueblo, YA, y despus Diario 16 y El Pas, reflejan este discurso reformista a travs del cul se interpretarn los principales acontecimientos que jalonan el proceso. Junto a ellos, el sector reaccionario estara representado por medios como Arriba o El Alczar.

- La imprevisin es otra de las caractersticas que definen la Transicin poltica a la democracia. Pese a la buena marcha del proceso, ya lo escrito despus sobre una transicin considerada como "modlica", hay que poner de manifiesto el alto grado de improvisacin e imprevisin que existi durante la misma. Pese a que pudieran existir proyectos reformistas, y discursos que prevean una salida democrtica al franquismo, hay que reconocer que en muchas ocasiones la imprevisin fue la tnica. De esta manera, las crisis que jalonan la transicin abrieron un amplio abanico de caminos posibles hacia el futuro que el sistema fue eligiendo en funcin de interacciones complejas, de pactos cuya esencia son objeto de estudio para los historiadores. De esta imprevisin da buena cuenta, por ejemplo, el nombramiento de Surez, sorpresivo y negativo para la mayora de la prensa, pese a constituir uno de los acontecimientos que despus permitiran el trnsito pacfico a la Democracia. Ms tarde lo imprevisto sera interpretado como inevitable, dando a Surez un papel protagonista que en el momento de acceder a la presidencia nadie prevea.

- Es necesario resaltar en la transicin dos cuestiones fundamentales que tambin explican la naturaleza del proceso por un lado el relevo generacional, por otro lado, el juego de memoria establecido entre recuerdo y olvido de la Guerra Civil. Ambas cuestiones estn relacionadas. La superacin del dramtico recuerdo de la Guerra Civil ("el olvido consciente de la Guerra") fue posible por el relevo generacional que la clase poltica del pas experiment durante los aos setenta. El hecho de que fundamentales figuras durante la transicin, verdaderos motores del proceso (el rey Juan Carlos, el presidente Surez y su equipo, etc.) no vivieran la Guerra Civil, propici la posibilidad de olvidar la contienda y facilit el camino para la consecucin de objetivos sin los cuales la nueva democracia hubiera carecido de legitimidad. Basndose en esta dinmica de recuerdo / olvido / cambio generacional fue posible, entre otros acontecimientos, la legalizacin del Partido Comunista de Espaa, tradicional enemigo durante la contienda. La amnesia pactada propici la amnista, que a su vez facilit la integracin en el sistema de aquellas organizaciones que se le oponan.

- Porque la transicin es, y estamos ante otra nueva caracterstica, un proceso donde los enemigos que se oponen al sistema son progresivamente integrados en la organizacin poltica. Desde el PCE al PSOE, pasando por formaciones nacionalistas o de centro derecha como la democracia cristiana son aceptadas poco a poco en el juego poltico. Tal y como demuestra la historia natural, toda integracin o dominio sobre el entorno puede dar lugar a una mutacin en el sistema, y as ocurre durante la transicin, porque las progresivas integraciones en el organigrama poltico de formaciones antes hostiles a l, transformarn el propio sistema dando lugar a un resultado totalmente distinto del punto de partida. Y lo que en principio fue una dictadura acab mutando, a travs del progresivo dominio / integracin del entorno, en democracia.

Junto a estas caractersticas que definen y explican la transicin, no podemos olvidar el propio contexto internacional, hostil a la supervivencia de una Dictadura en una Europa occidental ya claramente capitalista y democrtica.

A partir de estas bases, aludiremos al tratamiento que recibieron en la prensa una serie de acontecimientos histricos de la Transicin, que van desde el asesinato de Carrero Blanco (20-12-1973) hasta el golpe de Estado del 23F (23-2-1981). Nuestro objetivo ltimo es ofrecer distintas percepciones de un mismo proceso a travs del estudio del acontecimiento histrico en los medios de comunicacin.