Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Globalizacin, antiglobalizacin, historia


MESA N. GLOBALIZACIN, ANTIGLOBALIZACIN, HISTORIA

GLOBALIZACION Y HERMENEUTICA RADICAL
Jorge Velsquez Delgado
UNIVERSIDAD AUTONOMA METROPOLITANA-IZTAPALAPA

De toda la amplia gama de pretensiones y presupuestos que comprende la globalizacin se encuentra su irrenunciable derecho a convertirse en un concepto que, justo por su evidente universalidad, se le determina ya como el principal referente en la ubicuidad de las nuevas tendencias del pensamiento histrico-poltico. La globalizacin es, de este modo, la referencia obligada e imprescindible con la cual se cerr, por un lado, un apasionado debate poltico-social hacia el final del siglo XX y con el cual, por otro, se contina una discusin que est muy lejos de agotarse. Desde una visin profunda de la historia es posible afirmar que la globalizacin es la principal fuerza vertebrante de su largo movimiento secular. Desde otro horizonte histrico se comprende como un proceso histrico de reciente factura pues dicho proceso va de los tiempos blicamente clidos de la Guerra Fra a nuestros das. Existe a la vez otra visin histrica que insiste en afirmar que la globalizacin es en esencia un acontecimiento histrico, razn por la cual se le debera determinar como un tiempo de fractura, es decir, como esa lnea imaginaria que marca el antes y despus en la an no muy clara idea de temporalidad histrica que se agazapa detrs de la mentalidad posmoderna.

Independientemente del modo como se quiera explicar lo que ocurre hoy en el mundo, a travs de los complejos y dinmicos procesos de

globalizacin que se viven, lo importante es que la seduccin que provoca el debate de la globalizacin obliga a las ciencias sociales a reinventarse a s mismas por ensima ocasin. Como tambin, por otro lado, a demostrar que muchos de los viejos temas y problemas con los cuales se han construido dichas ciencias, ni estaban pensionados ni tenan por qu ser considerados como incmodos cadveres de la memoria. Tal vez es por esta razn que --en la apologa de la globalizacin neoliberal a ultranza-- se han envalentonado las lanzas contra cualquier crtica a un modelo globalizador que resulta cuestionable desde cualquier perspectiva u horizonte explicativo.

La globalizacin es, por estos como por muchos otros motivos, el gran tema y reto de nuestro tiempo. Es evidente que por su propia naturaleza material se determine a la globalizacin como un proceso histrico de carcter irreversible. Que tal cosa resulte ser as, no necesariamente indica que al futuro se le deba aceptar como una idea volatilizada como lo sugieren las tendencias neoconservadoras en voga. Aceptar esto es tanto como aceptar que la nica va que queda es la que refiere todo al pensamiento nico, o que era muy cierto eso que en otros momentos se lleg a pensar que el desencanto y el nihilismo que arrastraba consigo la posmodernidad provocara ms estragos de los sospechados a implevista.