Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Europa en la encrucijada histrica


MESA O. EUROPA EN LA ENCRUCIJADA HISTRICA

El reto de Europa en el horizonte historiogrfico

Dr. D. Francisco A. Cardells Mart.
Prof. Tit. Historia Civilizaciones. Instituto Humanidades Angel Ayala
Universidad Cardenal Herrera - CEU en Valencia

La cuestin Qu es Europa? Interpela de forma prioritaria a los historiadores y conduce a un nuevo compromiso historiogrfico, aqul que profundice en los aspectos velados de la realidad europea, ante un sinfn de transformaciones y la hegemona de la mundializacin de la cultura.

La intervencin parte del desconocimiento que tenemos los integrantes de Europa, unos de otros, difundindose una visin abstracta y moderna que encubre una constatable ignorancia.

El siguiente punto ser abordar la matriz cultural europea que parte de tres grandes momentos del trinomio

- la cultura griega y romanidad junto a otras aportaciones continentales (germanas, celtas, eslavas, ugrofinense) y lejanas (hebrea y mundo islmico) que abarca desde el siglo XX a. C. hasta la Edad Media;

- la Era Cristiana, que armoniza, consolida y promociona las diversas culturas en un solo proyecto gracias a la labor humanizadora del cristianismo por medio de la acci de la Iglesia a lo largo de la Edad Media, desplegando una labor que va desde la creacin de hospitales y universidades hasta la dignificacin de la mujer y del no nacido;

- y finalmente el despegue filosfico y cientfico, que iniciado en la edad moderna, continua con la Ilustracin y el Liberalismo, y ha acabado conduciendo a la separacin de fe y razn, y al desarraigo de los pueblos que reviste ocasionalmente formas de estado que pueden postular la hipottica neutralidad de valores o bien declarar un nacionalismo exacerbado.

El autor expone algunas de las propuestas culturales europeas de la intelectualidad, que van de la visin euroamericana o noratlntica de Huntington, que subraya la debilidad occidental; a la percepcin de Dahrendorf, que insiste en el papel del conflicto y la supremaca germnica; o el de Luttwack, que desde un argumento geopoltico consagra el turbocapitalismo como doctrina triunfal.

En este contexto cabe volver los ojos a la memoria histrica que despierte los aspectos olvidados que han hecho de Europa lo que es, con los valores inalienables de la libertad personal que descansa en la dignidad del ser humano, las instituciones democrticas que parten de la misin de los poderes pblicos al servicio del bien comn, y finalmente la separacin Iglesia Estado como reconocimiento colectivo a expresar la libertad religiosa y a la vez a garantizar la autonoma de la sociedad civil.