Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Grupos, redes, movimientos historiogrficos


Mesa G. Grupos, redes, movimientos historiogrficos

Diego Tllez Alarcia (Universidad de La Rioja)
El Portal Mundos Modernos una nueva visin de la comunidad de historiadores.

Resumen

Aunque el desarrollo de los weblogs es relativamente reciente, se observan ciertas tendencias evolutivas. Por una parte, siguen siendo diarios personales, pero, por otro lado, se han convertido en un excelente recurso informativo, ya que actan como fuente complementaria a las listas de distribucin, los grupos de noticias, los chat, los directorios y buscadores e, incluso, a las revistas profesionales. Esto es as porque son un excelente vehculo de comunicacin, al permitir que se difundan experiencias e impresiones y que las mismas puedan ser completadas o debatidas por personas interesadas. Pero, por otra parte, la informacin que ofrecen los weblogs siempre es actual y trata de aspectos relacionados con la informacin accesible en Internet. Comunicacin e informacin son, pues, las dos claves que estn haciendo que el nmero de blogs crezca de manera muy rpida y que su uso sea cada vez mayor entre los profesionales de la informacin.

Sin embargo el propsito de este trabajo trasciende la mera enumeracin de las capacidades tcnicas de la herramienta. Se pretende reflexionar sobre las posibilidades que los weblosg, y ms concretamente el desarrollado por la Asociacin Mundos Modernos -Portal Mundos Modernos, el primer weblog dedicado en exclusiva a la Historia Moderna creado en internet-, tiene para romper con el aislamiento y la cerrazn ideolgica del gremio de historiadores. Se examinarn virtudes como su capacidad para procesar instantneamente todo tipo de informacin, la interactividad permanente que desarrolla entre todos los miembros de la comunidad, ms all de grupos, redes o movimientos historiogrficos, englobndolos potencialmente en un mismo espacio virtual, democratizando, hasta cierto punto, la ciencia histrica que hasta ahora ha sido secuestrada en demasiadas ocasiones por los intereses particulares, siendo hurtado el debate. Pero tambin se plantearn algunas inquietudes, como la necesidad de implantar en el sistema educativo el espacio adecuado que prepare a los historiadores, tanto consagrados como aprendices, para el empleo y ptimo aprovechamiento de la informtica que evite "ciberanalfabetos" o las limitaciones que el uso de las nuevas tecnologas puedan tener en la labor del historiador.