Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Formacin histrica del sujeto poltico

TEMA IV.3. Formacin histrica del sujeto poltico

Alicia Graciela Funes (Universidad de Comahue, Argentina)

"Para pensar en clave de pasado historias inmediatas"

En el manifiesto de Historia a Debate se sostiene "Ni la historia objetivista de Ranke, ni la historia subjetivista de la posmodernidad una

ciencia con sujeto humano que descubre el pasado conforme lo construye. Ha llegado la hora de que la historia ponga al da su concepto de ciencia, abandonando el objetivismo ingenuo heredado del positivismo del siglo XIX, sin caer en el radical subjetivismo resucitado por la corriente posmoderna a finales del siglo XX." Con este marco terico y metodolgico y en bsqueda de construir aportes para la historia inmediata, entendida como un campo de fuerza de diferentes impulsos que operan en la cambiante interseccin de discursos a menudo en conflicto,indagamos en las significaciones de esa parcela de historia.

Uno de los ncleos interesantes para comenzar a pensar- sin poner limites discursivos al debate-, es poner en escena la necesidad de un examen amplio y desprejuiciado de la historia inmediata . Examen que tambin debe transmitirse a las jvenes generaciones ya que si bien es cierto, que la educacin se liga al por- venir, no hay educacin sin referencia al pasado y ese pasado siempre fue y es muy controvertido. Hubo y quizs todava hay una tradicin de divorcio entre lo que enseamos y la realidad histrica y, por lo tanto tambin la realidad presente. Des-conocer lo inmediato puede ser un sntoma que nos revela la verdadera relacin con el pasado - sin interesar que este sea lejano o reciente- o tambin podra ser un sntoma que de cuenta de cul es el lugar de la historia en nuestra sociedad, pregunta que permite indagar aspectos que nos definen como comunidad. La propuesta entonces consiste en abordar tericamente el sntoma, entendiendo el pasado como un nuevo territorio de la poltica.

Por otro lado, interesa remarcar que en la formacin de las generaciones jvenes la enseanza de la historia posibilita la comprensin de las sociedades como producto del desarrollo y de las luchas histricas; si esta disciplina pierde su sustantividad deviene necesariamente en un "cajn de sastre" y favorece modos ahistricos de anlisis societal. Ahora bien para evitar esta situacin la enseanza del pasado inmediato requiere como cualquier otro perodo histrico, de la historia profesional con toda la espesura terica y las herramientas del oficio, para establecer verdades controversiales provisorias e histricamente condicionadas, es lo que historiadores y profesores de historia saben ofrecer.