Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Historia y democracia


TEMA IV.1. Historia y democracia

EL LEVIATN SIN NOMBRE noticias histricas del extrao matrimonio entre autoritarismo presidencial y pluralidad poltica ocurrido en Mxico.

Carlos San Juan Victoria
Direccin de Estudios Histricos
INAH

RESUMEN

Todo esfuerzo de pensamiento consiste en pensar la experiencia.

Simone Weil

La hiptesis fuerte es que como categora global la transicin encubre y reduce procesos complejos. Es un concepto mas ideolgico que susceptible de aprehender la heterodoxia inherente a la historia. Reduce la diversidad mundial a un solo flujo de tiempo lineal, evolutivo y por fases, cautiva con el mito de toda modernidad, que produce lo nuevo en la ilusin de cortar de tajo con pasados autoritarios y con ello impide que la existencia real se atreva a ser pensada y nombrada.

Se sugiere que los aos recientes registran dos niveles de un mismo asunto. Por un lado la accin de los procesos que "crean lo nuevo", y en ese sentido, transforman la poltica mexicana. Por el otro, el modo en que esa capa de modernidad poltica se monta sobre el poderoso organismo poltico, cultural y social creado de manera intensa en el periodo del llamado "desarrollo estabilizador", ( 1952-1970) donde "lo nuevo" encuentra no slo puntos de conflicto y lucha contra "lo viejo" sino tambin extraas formas de cohabitacin. De ah surgi un Leviatn con mayores espacios democrticos pero con fuertes reflejos autoritarias que por facilidad de la poca se asumi democrtico, pero que en realidad carece de nombre.En contraste a una narrativa dominante que restringe los procesos transformadores a "la transicin", y privilegia la saga social de oposiciones y conflictos, sin duda reales; para sugerir que el cambio vino de la sociedad hacia el Estado; en estas paginas se dan noticias de un cruce conflictivo para producir lo nuevo, tanto desde el Estado como desde la sociedad. A fin de rescatar la accin transformadora de Estado, se siguen dos lneas el impulso a las transformaciones estructurales de la economa, y la intencin continua desde 1977 (fecha de la primera reforma poltica) para forjar otra incubadora, ya no de empresarios, sino ahora de formacin de una renovada clase poltica y su mundo institucional. Desde la sociedad se subraya la pluralidad en movimiento, las coyunturas donde desde la sociedad se impulsan reformas mas all del trazo estatal, y la ampliacin del campo de accin de las fuerzas organizadas. Hay puntos crticos donde

Estado y sociedad se tensan, afloran diferencias y conflictos segn se ganan mas espacios plurales en los aos recientes es el caso de las reformas estructurales en la economa, y en particular de las de segunda generacin, que afectan percepciones sociales de patrimonios, conquistas y derechos en seguridad social, leyes laborales y energa.

Hay puntos crticos donde Estado y sociedad se tensan, afloran diferencias y conflictos segn se ganan mas espacios plurales en los aos recientes es el caso de las reformas estructurales en la economa, y en particular de las de segunda generacin, que afectan percepciones sociales de patrimonios, conquistas y derechos en seguridad social, leyes laborales y energa.Estas dos tendencias con sus problemas y desencuentros sacan a flote rasgos decisivos del pasado y del presente. En el caso de las reformas estructurales aplicadas a la economa se trata de grandes golpes de timn que reorientan a las naciones, son momentos de condensacin de fuerzas locales y globales, es el espacio de la "gran poltica" que define si una nacin crece o no, es incluyente o excluyente, sus formas y grados de soberana, sus grados y formas de apertura, el uso de los recursos pblicos de todos los ciudadanos. Son las grandes decisiones polticas que, cosa curiosa, no se revisan ni se incluyen en los debates sobre democracia y transicin. Por el otro lado est un proceso complejo de crecimiento de la pluralidad poltica pero tambin de su regulacin y control. Las rutas de estos dos procesos corrieron juntas desde 1983 y empezaron a transformar la poltica, pero a partir de 1997 se cruzaron, el gran problema y la gran oportunidad de nuestros das es que las decisiones de la "gran poltica" entraron de lleno al escenario de una pluralidad an acostumbrada a los candados de regulacin, pero pluralidad al fin.

Por eso , mas que "completar" una transicin standard, aparecen los primeros sntomas crticos de un peculiar Leviatn donde cohabitan el

Presidencialismo como aliado global y la democracia rediseada segn el nuevo sentido globalizador. Es algo mas que una crisis de la poltica institucional, es a la vez el cuestionamiento de un sistema hegemnico, es decir, de una orientacin del conjunto de la sociedad nacional y de los vnculos creados entre la poltica, la sociedad y la economa. La "transicin poltica" entonces no es un mundo autnomo sino un segmento estratgico de transformaciones globales y parte sustantiva en la construccin de un nuevo orden social. Para comprender la desazn del presente se requiere mirar al pasado, reconstruir al proceso global de las transformaciones, y sobre todo atreverse a nombrar la propia experiencia, a poner un nombre a ese extrao matrimonio entre Presidencia y democracia representativa. A pinceladas se revisan tres fases la de 1983 a 1993, cuando se erige y consolida esa nueva orientacin de la sociedad nacional, y en su seno, se transforma la poltica; la de 1994 al 2 000, donde poco a poco se traba su paso rpido y aumentan sus contradicciones y resistencias; y finalmente del 2 000 a la fecha, donde se desnuda la naturaleza de su crisis. En su contingencia, esta crisis abre la posibilidad de revisar la orientacin hegemnica por mas de veinte aos y de trabajar por un sistema hegemnico alternativo. El futuro entonces puede ser reescrito.