Imprimir
Preguntas y respuestas ante un balance de la historiografia del siglo XX

Tema 1

Boris Berenzon Gorn

Facultad de Filosof�a y Letras

UNAM, M�xico

Preguntas y respuestas ante un balance de la historiografia del siglo XX

�Con el vaiv�n de los tiempos modernos �actualmente c�mo se escribe la historia?

� Ahora de alguna manera lo que estamos haciendo es entender que el tiempo no se puede delimitar; nos estamos acercando a una era de globalizaci�n de los medios. Es decir, los historiadores pudieron ver la guerra del Golfo P�rsico por televisi�n, as� tienen una interpretaci�n inmediata. Aqu� viene la respuesta tambi�n inmediata: cu�l es la diferencia entre hacer periodismo y hacer historia. La diferencia es muy clara: el periodista se queda con una interpretaci�n inmediata, el historiador har� una interpretaci�n basada en la problematizaci�n del hecho y los sujetos que en �l intervienen, es decir, un an�lisis continuo del cambio y la permanencia. Esta es la posibilidad de revitalizar la historia, de construir el pasado.

��Es un trabajo m�s profundo?

� S�, adem�s entiende, sin ser esencialista, que para poder comprender el M�xico del Siglo XX hay que entender el M�xico del XIX. Pero una cosa es entenderlo y otra querer ligarlos en un mismo eje. El siglo XIX marca el pensamiento del siglo XX, pero lo marca simplemente, el otro es un nuevo pensamiento.

�Romanticismo, independencia, neoliberalismo, �son t�rminos que clasifican o definen civilizaciones?

� No estar�a de acuerdo con el t�rmino "civilizaci�n", porque es muy positivista. Parecer�a que los pueblos mesoamericanos no eran una civilizaci�n, mientras que los griegos o romanos s� lo eran. Este es un problema del positivismo, ambos estar�an en uno y podr�an llamarse cultura. Con respecto a las delimitaciones, hay conceptos. Cada posici�n te�rica tiene un discurso con distintos conceptos que se pueden ir aplicando para bien y mal. En M�xico estamos muy acostumbrados, tristemente, a asumir los t�rminos europeos y anglosajones e inmediatamente incorporarlos. Muestra de ello es la aparici�n del posmodernismo; durante dos d�cadas los historiadores se han dedicado a encontrar la historia posmoderna. En este pa�s todav�a era dif�cil hablar de la posmodernidad cuando la filosof�a ha respondido a otras cosas. De alguna manera me preocupa tambi�n el neoliberalismo. Parece que el neoliberalismo es el fin del siglo. Yo creo que est� por verse. De la misma manera que la posmodernidad fue una teor�a que se desdibuj�, habr�a que ver si el neoliberalismo no es un enga�o te�rico y econ�mico.

��la teor�a del fin de la historia?

� De ninguna manera. Ese texto de Fukuyama dec�a que la historia se hab�a acabado, entre otras cosas; dec�a que fue por la desaparici�n de la Uni�n Sovi�tica. Son modas que todos �mexicanos y latinoamericanos� copiamos. La historia est� viva y cada vez m�s vital.

��La historia nos prepara para el futuro, si consideramos las experiencias? Es decir, �quien no conoce su historia est� condenado a repetirla?

�Cuando Fidel Castro escribe La historia me absolver�, Castro triunfa y, en efecto, la historia lo absolvi�. Por lo tanto, creo que la historia no condena, no da, no ense�a; la historia da una conciencia. Usted me pregunta �quien no conoce su historia est� condenado a repetirla? La respuesta es no. La historia es irrepetible, la conozcamos o no. Que la historia nos da una experiencia, tampoco es cierto. Lo que s� nos permite es conocernos y entendernos. Afortunadamente, la historia no tiene la virtud de predecirnos el futuro. La gran maravilla de la historia es que un mismo hecho puede ser revisado cuantas veces sea necesario y nunca se agota, porque en los trabajos historiogr�ficos tambi�n interviene la creaci�n; al intervenir la creaci�n e interpretaci�n cada historiador y cada generaci�n dan un cambio. No son los mismos quienes estudiaron a Ju�rez a principios de siglo, a quien lo estudia a finales de �ste. O quienes estudiaron a los Ni�os H�roes...en fin, van cambiando los enfoques.

�En ese sentido, �es m�s importante para el historiador analizar al individuo o a una sociedad?

�Su pregunta es muy buena porque son dos posiciones que se enfrentan. Para el materialismo hist�rico, habr�a que analizar a las grandes masas; para otras corrientes, habr�a que analizar al sujeto. En la verdadera historia est� la interrelaci�n de ambos, no puede haber ruptura. No se puede estudiar al sujeto sin estudiar a la sociedad en la que nace, y viceversa. Actualmente hacia all� van las nuevas corrientes, hay un retorno al sujeto.

�Para el pr�ximo siglo, �cu�les son los nuevos horizontes de los historiadores?

�Sin duda alguna la microhistoria, la historia y la literatura, la historia regional, la historia y el psicoan�lisis, la historia de la vida cotidiana, la historia y el cine, es decir, la apertura de las nuevas fuentes; �ste es el camino de la nueva historia, para all� va, y la ruptura, con una visi�n anquilosada del pasado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad