Imprimir
Roger Chartier

Mesa K

Roger Chartier

EHESS, Paris

>

�?Una crisis de la historia? La historia entre ficci�n y conocimiento�

En esta conferencia quisiera discutir el diagn�stico de crisis o, por lo

menos, de incertidumbre a menudo propuesto hoy en d�a a prop�sito de la

historia. A los impulsos optimistas y conquistadores de la �nueva historia�

ha sucedido, en efecto, un tiempo de dudas y interrogantes. Esta inquietud

ampliamente compartida tiene diversas razones ya bien conocidas y

comentadas: la perdida de confianza en las certidumbres de la

cuantificaci�n ; la renuncia a las deficiones cl�sicas de los objetos

hist�ricos - en particular, en la tradici�n francesa, a partir de su

dimensi�n territorial -, o la cr�tica de las nociones (�mentalidades�,

�cultura popular�), categor�as anal�ticas (clases, clasificaci�n

socioprofesional) o modelos de comprensi�n (marxista, estructuralista,

neo-maltusiano, etc.) que eran los de la historiograf�a de los a�os 60 y 70.

Esta crisis de la inteligibilidad hist�rica tuvo dos consecuencias.

En primer lugar, quit� a la historia su posici�n federativa en el campo de

las ciencias sociales. En segundo lugar, las dudas y los interrogantes

conducieron a la fragmentaci�n de todas las tradiciones historiogr�ficas y

a la multiplicaci�n de los objetos de investigaci�n, los m�todos, las

�historias�. En frente al retroceso de los modelos explicativos

tradicionales,las respuestas fueron diversas. Quisiera presentarlas y

discutirlas reflexionando sobre tres series de discursos: las palabras

mismas de los actores hist�ricos, los productos de la creaci�n est�tica o

intelectual, y la escritura de los historiadores.

A parir de este anal�sis querr�a plantear la pregunta siguiente: �

Bajo qu� condiciones podemos tener por coherentes plausibles, explicativas

las relaciones instituidas entre la operaci�n historiogr�fica que construye

su objeto y valida sus procedimientos, y, por otro lado, la realidad

referencial que ella pretende representar adecuadamente ? La respuesta no

es f�cil en un tiempo en que las certidumbres de la objetividad cr�tica y

la epistemolog�a de la coincidencia entre lo real y su conocimiento no

protegen ya a la historia de una inquietud en cuanto a su r�gimen de

verdad. Sabemos desde ahora que debemos empezar una nueva reflexi�n sobre

la naturaleza de las relaciones que los discursos historiogr�ficos

mantienen con lo real, puesto que, como escribe de Certeau, �la

historiograf�a (es decir historia y escritura) lleva inscrita en su nombre

propio la paradoja - y casi el ox�moron - de la relaci�n entre dos t�rminos

antin�micos : lo real y el discurso�. Es la raz�n por la cual debemos ahora

hacer hincapi� en esta relaci�n problem�tica, parad�jica, que liga historia

y �graf�a�, conocimiento y ficci�n.�

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad