Historia a Debate


HaD con la Universidad de la Matanza

 

Para todos aquellos que consideramos a la Educación Pública como la herramienta-base sobre la cual debe construirse el país que necesitamos, para todos aquellos que no olvidamos la biografía de corrupción y crimen de ciertos personajes que rondan en esta afrenta que nuevamente se le pretende inferir a esa misma Educación Pública, el atentado que se gesta contra la Universidad Nacional de La Matanza no es otra cosa que la perversa continuidad de una política de achicamiento y privatización de las acciones primordiales del Estado que han llevado a la República Argentina a la postración en que se encuentra. Como si aquello que hicieron no les hubiera bastado (por supuesto que lo hicieron con la aquiesencia y aún el aplauso de muchos, lamentablemente), hoy actúan de nuevo.                  Estos personajes aparecen, desaparecen y vuelven a aparecer - hoy formando parte de gobiernos civiles, ayer junto - no bajo -  a la bota militar -, pero siempre consecuentes, con la mira apuntada hacia la destrucción de todo lo que conduzca a la transformación y al progreso social, todo generalmente envuelto en el palabrerío bastardo y populista de siempre, bella forma de seguir encubriendo negocios y negociados y de continuar aplicando las políticas neoliberales que conducen al mundo al desastre, mal que les pese a unos cuantos.

Aquellos que no hemos tenido la fortuna de concurrir a las aulas universitarias valoramos aún más la existencia de las mismas, cuando están abiertas a la comunidad y en especial a los más necesitados. Adhiriendo a esta lucha, apoyamos las posibilidades de educación de nuestros hijos y de los hijos de todos, que son los nuestros. Vaya entonces esta adhesión personal a la defensa de la Universidad Nacional de La Matanza.

Luis O. Cortese 
"Historias de la Ciudad – Una revista de Buenos Aires"

 

 

Volver