III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


El Congreso ha terminado


Maracaibo-Venezuela, lunes 26 de julio de 2004.

Estimado Carlos, Saludos.

El mismo saludo para Israel y el resto de tu equipo de trabajo. En lo personal estoy satisfecho de haber participado del III Congreso Internacional de HaD y de haber superado la virtualidad del saludo a un Carlos y a un Israel que se hicieron sujetos-humanos —más allá de un nombre— apenas entramos a la Secretaría del Congreso, apenas comenzamos a recorrer los pasillos de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Santiago de Compostela.

Me identifico plenamente con el trabajo de la comunidad/red y con el Manifiesto Historiográfico y, tal como lo escribí y dije, apuesto por el hecho de que HaD, como tendencia, superará todas las escuelas historiográficas del siglo XX, a pesar de la multiplicidad de criterios que convergen-divergen y, por supuesto, debido a ello. El Congreso, la confluencia física en Santiago y lo que allá se discutió, es un argumento a favor de lo que he dicho.

Expreso mis felicitaciones y aliento para que continúen en una empresa que, sin duda, forma parte de su modo de vida, que es SU MODO DE VIDA y que, Carlos, ningún libro u otro proyecto personal tuyo, de ustedes, logrará superar el impacto mundial de HaD. Ése es su aporte, su visión, su carga, su sueño y, hoy más que nunca, su concreción.

Por otro lado, no sólo deseo regresar al Congreso de 2010, sino que, desde ya, continuaré profundizando el análisis sobre el "Debate VI Chávez" que, todo indica, continuará, se extenderá, ampliará y complejizará. Pero, te repito Carlos, no pretendo continuar participando del debate acerca de si "es posible una Historia Inmediata" porque, tal como constará en Actas, para mí esa discusión carece de sentido. Me comprometo a colaborar con la sistematización de nuestra disciplina estudiando la inmediatez histórica venezolana, latinoamericana e incluso la inmediatez estadounidense vista desde la política exterior del actual gobierno de Bush y del siguiente o de su sucesor. Sólo eso nos resta. Estudiar casos. Sólo eso fortalecerá la historiografía inmediata.

Claro, falta otra cosa Carlos, que nos supera, que nos sobrecoge trascender la virtualidad. Que HaD se concrete como tendencia y, dado el compromiso historiográfico, como alternativa científica y sociopolítica en los diferentes países en los que existen miembros de nuestra comunidad/red.

Un abrazo Carlos e Israel,

un abrazo a todos.

José Luis Monzant
Universidad Católica Cecilio Acosta