Debates


Barbaridades Históricas

 
Efectivamente, también yo había pensado decir que el problema es general. "Funcionarios" en el mal sentido de la palabra hay en todas partes. Soy funcionaria (profesora de secundaria) y conozco a muchos funcionarios a quienes no se podría acusar de "funcionarismo". Ahora mismo estoy estrenando el trabajo en un CPR, que entre los profesores de Secundaria tiene la fama de ser el paraíso de los que fichan y no hacen nada, y tengo compañeros que no sólo trabajan bien, sino que hasta se exceden. Siempre hemos llamado a los de los CPR "renegados de la tiza". En mi caso, soy una renegada de la carretera, no tenía otra opción más que el CPR, o hacerme 200 km. cada día (bueno, o irme a vivir a un pueblo...). Es muy molesto encontrar personas que juzgan tu profesionalidad por unas circunstancias pasajeras. Por mi parte, echo de menos (y sólo llevo un mes) las barbaridades históricas de los alumnos; son algo que te hace sentir la vida... A mí me servían para averiguar por dónde era mejor seguir las clases, qué intereses podían tener los alumnos, y en qué grado les interesaba la historia que yo les estaba dando o preferían otras cosas... Cada barbaridad habla más de lo que la persona tiene realmente en la cabeza que de lo que no tiene, y a mí me eran muy útiles para conocer a cada alumno como persona y poder ayudarle a aprender historia no como un alumno más, sino como tal persona. Aunque suene a moralinapuedo contar una experiencia una alumna me dijo el año pasado que no le importaba poner burradas en mis exámenes porque los comentarios que yo le añadía al margen le ayudaban a pensar. Creo que lo más positivo en estos asuntos es ver la parte positiva que tienen, buscar cómo puedo utilizar yo ese mal para sacar un bien... o un mal menos malo.

Francisca Colomer