Debates


Barbaridades Históricas

 
No quiero entrar en polémica, porque la cosa se saldría de lo que estabamos ¿discutiendo? (me parece que hasta ahora la página no tiene muchas "gracietas") pero sí estoy pelín cansada del viejo mito del abnegado maestro que enseña "la vida" frente al funcionario que cobra a fin de mes, epítome del primero podría ser el bobito que aparece en "You're the one", y sus secuelas en la serie "Compañeros".

Sufro -y creo que todos sufrimos alguna vez- funcionarios fontaneros, funcionarios de comercio gran superficie, funcionarios encargados de mantenimiento de trenes, funcionarios jefes de taller y funcionarios ingenieros. Todos fichan cuando les toca, y nadie se mete con ellos ¿o sí?

Los profes de Secundaria generalmente estamos muy bien preparados para ENSEÑAR nuestra asignatura, y no cobramos para estimular adolescentes -quienes por edad & entorno tienen cosas más estimulantes con las que estimularse, me temo-, pues muy a menudo descubrimos que se nos paga exactamente para apacentarlos, y no mucho más. Debería ser la familia o el entorno los que les estimulasen para aprovechar lo que hay, que es bastante, en vez de ceder responsabilidades a otros o cantar milongas sobre lo bonito que es tener diecisiete años (o 36, igual da) y una moto, duduá. 

O incluso, en esta sociedad tan "individualista", podría ser el propio individuo el que, por la edad podría darse, se estimulase solito para estudiar (no digo ya para "aprender", que es mucha metafísica), habida cuenta de que se tiene derecho a ello; como hicimos algunos que jamás tuvimos ningún maestro idílico, sino un señor/a que nos daba miedo, y al que, por nuestra parte, nos daba vergüenza ponerle "gracietas" en un examen.

 
Aithníonn ciaróg ciaróg eile (ya estamos con que la abuela fuma) Dovidena Alissiegina

Carmen Leal