Debates


Barbaridades Históricas

 
¡Hasta que alguien puso el dedo en la llaga! En verdad en esto de la historia y su enseñanza  si el docente no es un apasionado y conocedor A FONDO de lo que enseña, no pasa de ser un informante de determinados asuntos. Jamás será un maestro. Nadie puede educar ni enseñar sobre lo que no le interesa y ese es uno de los problemas  fundamentales  entre los docentes de historia, actualmente. Al menos en Venezuela. Casi nunca  quienes dictan las historias en la secundaria son egresados de las escuelas de historia y ni siquiera docentes especializados en las Ciencias Sociales y ello constituye un drama al que no se le ha prestado atención pero debería ser no sólo motivo de debate sino de sugerencias a las políticas educativas de nuestros gobiernos.

Diana Rengifo