Debates


Barbaridades Históricas

 
UN "COLONNE" QUIERE SER COLÓN

El número 326 de la revista "Historia16" correspondiente al mes de junio (2003), publica un artículo titulado "El Colón definitivo" (De corsario genovés a Almirante Mayor de las Indias), junto a uno de los muchos y distintos retratos que dicen ser el Almirante, en la portada de aquella revista aparece este texto: "Otros documentos genoveses desvelan el Colón histórico". El autor de este trabajo es Alfonso Enseñat de Villalonga, doctor ingeniero mallorquín, además de investigador, genealogista y alférez de navío, según se indica bajo el nombre.

Enseñat de Villalonga publicó en 1999 "La Vida de Cristoforo Colonne" (Una biografía documentada), con una presentación del historiador Manuel Ballesteros Gaibrois. No es éste el primer descubridor que ha descubierto el autor, como explica el mismo Enseñat en su prólogo, el primer ensayo se titulaba "El nuevo Colón surgido en los archivos de Mallorca" que como conferencia fue impartida en Barcelona el 18 de octubre de 1991, en el Centre d'Estudis Colombins y después en un congreso celebrado en Ibiza, del 21 al 24 de octubre de 1992, organizado por la "Associazione degli Storici Europei", en el que también participó Manuel Ballesteros."La tesis tuvo que ser finalmente desechada -dice el propio Enseñat- cuando comprobamos que el Cristóbal Colom que residía en la Ciudad de Mallorca por aquellas mismas fechas, no sólo no era hermano de Bartolomé sino que era un simple zapatero".

Volviendo al "Colonne", la última tesis de Enseñat de Villalonga que el diario madrileño "ABC" en su presentación le dedicó varias páginas el domingo dia 2 de mayor de 1999, encabezaba la página de "Cultura": "Colón, el descubridor redescubierto" y decía: "Un investigador español destruye la teoría del apellido Colombo, que sustituye por Colonne". "Alfonso Enseñat de Villalonga saca a luz los primeros cuarenta años del Almirante", subtitula el artículo Trinidad León-Sotelo, en el que se destaca en letras negrita: "El padre de Colón no era un humilde tejedor de lana sino un mercader llamado Domenico Scotto, de linaje rico y poderoso, que emigró de Génova a Portugal formando parte del albergo Colonne, cuando su hijo Cristoforo era aún muy niño".

El día siguiente, lunes 3 de mayo, Pablo PLanas em "ABC" de Cataluña titulaba su artículo: "Un estudio de Alfonso Enseñat dado a conocer desde este diario revela que Colón era Colonne y corsario, no Colom, como sostiene Bilbeny, de Omnium. ¿Y..?, se preguntaba.

No tardaría en conocer la respuesta, al día siguiente, martes 4 de mayo de 1999, el corresponsal de "ABC" en Roma, titulaba, "Taviani: 'La tesis de Enseñat sobre Colón es una locura', y añadía: "El historiador y senador vitalicio italiano Paolo Emilio Taviani, una de las mayores autoridades en la vida y misterios de Cristóbal Colón, afirmó ayer a Efe que 'es una absoluta locura decir que Colón se llamase Colonne", tal como sostiene el investigador Alfonso Enseñat de Villalonga, cuya sorprendente teoría ha sido recogida en un libro, del que informó ABC" el pasado domingo a un amplio reportaje. El autor afirma que el apellido del almirante no era Colombo sino Colonne, y arroja luz sobre los primeros años de su vida"-

"Durante las celebraciones colombianas de 1992, el nombre y el nacimiento genovés de Crisóforo Colombo fueron oficializados por la Monarquía, el Gobierno y estudiosos españoles, por la Academia y el Gobierno portugués y, naturalmente, por los estudiosos italianos", dice, Taviani. Añadiendo que se han dicho tantas y tantas cosas sobre Colón, pero incluso las mayores tonterías tenían más fundamento que ésta. Con este juicio lapidario, Taviani descartó absolutamente la posibilidad de pensar siquiera en la tesis que sostiene Enseñat de Villalonga", terminaba así su artículo el corresponsal en Roma del diario "ABC".

No se comprende la obsesión del autor del "Colonne" en insistir divulgando tan descabellada teoría, ahora con el mencionado reportaje en "Historia16" de junio de 2003. No obstante, el libro de Enseñat recoge una serie de datos paralelos como los viajes de Colón a la Guinea portuguesa, que son de interés y nada impide reconocer su esfuerzo, pero nuestra vocación por la rigurosidad histórica nos obliga a denunciar los errores para evitar su propagación.

ERNEST VALLHONRAT I LLUBRA
Centre d'Estudis Colombins, de Barcelona