A los amigos de Historia y Debate:

Me gustó la propuesta enviada por Raul Dargoltz en torno a la globalización; particularmente nos debe preocupar lo que aparece como contraparte de la ola globalizadora: el  auge del nacionalismo (me refiero a todos los nacionalismos)  y la incidencia de estos procesos en la historiografía de nuestro tiempo. Coincido con Raúl: al escribir historia hablamos de nuestro presente, así como los historiadores del pasado nos legaron no solo la investigación de la época por ellos estudiada pues de ellos aprendemos también del tiempo en el que vivieron y escribieron.

Cordialmente,

Moty Rozen.
Israel