Debates


Historiografía y Globalización

 
El verdadero problema de la globalización es que termina con la autodeterminación de los pueblos. Nos encontramos ante un fenómeno sin precedentes. La cuestión es que ciertos organismos supranacionales (corporaciones multinacionales) con mayor poder que los mismos estados soberanos escapan al control de las democracias, las manipulan, las subyugan y las corrompen en beneficio propio. Se termina con la libertad de los pueblos pues no pudiendo estos elegir sin traba sus caminos; teniendo que negociar con dirigentes de compañías comerciales e industriales, que no son elegidos democráticamente por los pueblos, menguando en resumen la capacidad de elección. Siempre han tenido que negociar las democracias con los poderes económicos, pero en el caso de la globalización actual este medio se lleva a su extremo, siendo las multinacionales respaldadas por  su enorme poder económico (sustentado en su propia expansión  y eliminación de las fronteras) quienes imponen sus condiciones. Observen ustedes las manipulaciones de que han sido objeto los defensores de la antiglobalización. En Barcelona - según sostienen las propias victimas-  la policía actuó de forma irregular buscando desacreditar el movimiento en cuestión. ¿Que pasó en Italia?  Lo mismo. Si la confederación de "multinacionales sin fronteras" tiene suficiente poder como para obligar a los estados "soberanos y libres de la vieja Europa" a ordenar a sus fuerzas de seguridad tales movimientos espúreos a la vista de todos ¿que no estarán haciendo a espaldas de los pueblos?

Miramos los problemas desde la miope perspectiva que nos da la disciplina científica que practicamos. Pero la globalización no admite un análisis simple, exige, no obstante, la lupa de mil cristales de los verdaderos humanistas de antaño.

A este foro habría que invitar a hombres y mujeres de otras ciencias que nos iluminaran con su saber para así unido al nuestro poder obtener una visión clara del problema.

Carlos Raya