Debates


HuD in English?


Estimados todos:

Como quiera que estoy leyendo cosas crecientemente "pintorescas" sobre el tema en esta lista, permítaseme una segunda intervención al respecto.

Se nos aconseja a los hispanohablantes que escribamos en inglés (!!!) Bueno, y... ¿Por qué?

¿Quizás porque, como indicaba otra intervención, se trata de "comunicar"?

Recojo unas palabras de Umberto Eco sobre el multilingüismo europeo:
«El problema de la cultura europea del futuro no está sin duda en el triunfo del poliglotismo total (quien supiera hablar todas las lenguas sería como el Funes el Memorioso de Borges, con la mente ocupada por infinitas imágenes), sino en una comunidad de personas que puedan captar el espíritu, el perfume, la atmósfera de un habla distinta. Una Europa de políglotas no es una Europa de personas que hablan con facilidad muchas lenguas, sino, en el mejor de los casos, de personas que pueden encontrarse hablando cada uno su propia lengua y entendiendo la del otro, que no sabrían hablar de manera fluida, pero que, al entenderla, aunque fuera con dificultades, entenderían el "genio", el universo cultural que cada uno expresa cuando habla la lengua de sus antepasados y de su propia tradición».
(La búsqueda de la lengua perfecta, Crítica, Barcelona, 1999; pp. 292-293).

Se trata de "comunicar", sí. Pero mejor comunicar no sólo una idea más o menos interesante, sino también "el universo cultural que cada uno expresa cuando habla la lengua de sus antepasados y de su propia tradición".

La revolución de la información está creando vínculos globales en una escala hasta ahora impensable, forjando una cultura planetaria, del mismo modo que la imprenta de Gutenberg permitió a la gente conocer el mundo. Pero esa cultura común ¿se hace a partir o a costa de las culturas distintas? ¿es posible unir al tiempo que se respeta lo existente?

Porque, como ha dicho Jürgen Trabant:
«En la medida en que la multiplicidad de las lenguas hace al menos difícil una comunicación universal entre los hombres, es en efecto un castigo. Pero por otra parte significa también un acrecentamiento de la fuerza creativa original de Adán, una proliferación de aquella fuerza que permite producir nombres».
(Apeliotes, oder der Sinn der Sprache, Fink, Munich, 1986, p. 48).

O Vjaceslav Ivanov, que escribe:
«Cada lengua constituye un cierto modelo del universo, un sistema semiótico de comprensión del mundo, y si tenemos 4000 modos distintos de describir el mundo, esto nos hace más ricos».
(³Reconstructing the Past², Intercom, University of California, Los Angeles, 1992, nº 15, pp. 1-4).

Así que, ¿qué queremos?
Éste no es un debate lingüístico. Afecta a la totalidad de la cultura; afecta al hombre. Y, por lo tanto, afecta a la historia.

Cordialmente,

Lucía Orriols Arocas