Debates


HuD in English

 
El deseo de que los debates de HaD se viertan a un Inglés correcto, sin las barbaridades que el traductor electrónico impone, me parece justificado. Ello también indica el creciente interés internacional por las labores de HaD y el que se vaya constituyendo en un foro clave para quien quiera “tomar el pulso” del pensamiento historiográfico “en vivo”. Por lo mismo, el que algunos profesionales lean los mensajes y debates por medio del traductor, me parece indicar que (¿por fin?) hay personas que comienzan a pensar que en nuestros idiomas hay contribuciones profesionales que merecen la pena. A mí me gustaría que los debates  y los artículos de investigación que se publican en las áreas de mi interés y en idiomas que no sé leer que aparecen en otros portales electrónicos profesionales se vertieran conjuntamente al Español o a otro idioma que sí puedo leer, aunque fuera por medio del infame traductor electrónico. Pero quienes nos proveen de estos recursos casi siempre son colegas que sacrifican más de su tiempo, sin remuneración, y muchas veces sin apoyo económico institucional. También me parece bien la sugerencia de que quien lo desee escriba sus mensajes en el idioma en que escriba (por ejemplo, francés, portugués, español) y en inglés, si se siente competente para ello. No sé si le pediremos a los que escriben originalmente en inglés que nos devuelvan la delicadeza...

Por otro lado, como lo constata, entre otros, la Modern Languages Association, el Español y el Portugués son los dos idiomas de mayor crecimiento actual dentro de estadísticas que toman en cuenta el uso y difusión del inglés, el francés, el alemán y otras lenguas, en sus debidas proporciones. Ello implica que ambos idiomas han pasado a ser ya “lenguas de investigación”. Sin embargo, en los portales de la American Historical Association, Annales:histoires, sciences sociales, Latin American Studies Association, American Academy of Research Historians on Medieval Spain, Hispanic American Historical Review, por mencionar unos pocos pero importantes, no es posible interactuar en otro idioma que no sea el idioma “oficial” de esas agrupaciones, y no veo que pidan excusas ni teman que se les perciba como agentes de imperialismo lingüístico. Quizá convenga recordar que quienes “impusieron” el español en el Nuevo Mundo (sin el cual no existiría América Latina) se ocuparon también de escribir gramáticas como las del náhuatl y el quechua antes de que exisitieran la francesa o la inglesa. No se trata, pues, de “purismos” o “exclusivismos” en la preferencia de un lenguaje sobre otros.

El problema - de proporciones globales- no lo puede resolver un individuo, ni una agrupación profesional de disciplina alguna.  Lamentablemente todos, en cualquier parte, estamos limitados en cuanto a las herramientas de investigación que manejamos, y adquirir destrezas en las lenguas que competen a nuestro campo es una necesidad, si es que queremos que no se nos convierta en una limitación. En los Estados Unidos de Norteamérica en algunos sectores académicos se reconoce como problema el desconocimiento de lenguas extranjeras en los profesionales del país, problema que se agudiza por la actitud general que hace a la mayoría pensar que ello es secundario o dispensable porque hoy en día “todo el mundo habla inglés”. Profesionales estadounidenses de varias Ciencias humanas y Humanidades, inclusive, piensan que la producción intelectual del país adolece de “provincialismo” al no poder seguir el curso de las investigaciones en su campo que se escriben en otros idiomas. Quienes nos desempeñamos como profesores en las universidades estadounidenses sabemos que este problema se acentúa con el clima que crean movimientos como los del “English Only”. En lugar del proverbial “que inventen ellos”, allí se piensa “que me entiendan y escuchen ellos”, “si quieren dialogar conmigo, que aprendan inglés”.

Me parece que Thomas Jefferson - “Padre Fundador” de USA y conocedor del pensamiento de Vitoria y Suárez- tuvo un gran atisbo del futuro cuando en 1788 le escribía a su amigo Peter Carr:  “Apply yourself to the study of the Spanish language with all the assiduity you can. It and the English covering nearly the whole face of America, they should be well known to every inhabitant who means to look beyond the limits of his farm.”

Cordialmente,

Elpidio Laguna (Grupo Manifiesto de HaD)
University of Rutgers
Newark, USA