Debates


Humor histórico

 
La "Historia de aquí" de Forges a que hacían referencia ha sido reeditada este año pasado en España en, de momento, tres volúmenes. Y el libro de Decadencia y caída de casi todo sigue disponible en edición de bolsillo por la editorial Espasa, colección Austral.
 
Sobre las revistas españolas como el Víbora (que ya ha muerto también), Címox, 1984 y demás, su muerte tiene que ver más con la desaparición de su público. Los que en los años 80 las compraban en los 90 dejaron de hacerlo, a la vez que los cómix abandonaban los quioscos para refugiarse en las librerías especializadas. Parece que en los últimos años el noveno arte está empezando a ser valorado, a ver si no es sólo una moda. Pero creo que no hay que confundir el humor con la historieta. Usar el cómic para narrar historia no es lo mismo que usar lo cómico para amenizar el discurso histórico. Un cómic como Maus, de Art Spiegelman (único ganador de un Pulitzer hasta la fecha) se puede usar para el estudio en secundaria de la Segunda guerra Mundial, pero tiene muy poco de cómico. Y lo mismo se puede decir de La guerra de las trincheras, de Tardi, sobre la Primera Guerra Mundial. En cambio, la serie del gran Carlos Giménez llamada Paracuellos sí tiene muchos elementos de humor a la  vez que mantiene un gran rigor histórico y puede ser muy útil para enseñar a los adolescentes lo que eran los hogares de auxilio social del  franquismo.
 
En TV3, la televisión autonómica de Catalunya, emitieron hace unos años una serie llamada La memòria dels cargols (La memoria de los caracoles) en la que, en clave de humor, se hacía un recorrido por la historia del país  a través de una familia, los Cargol, en diferentes momentos de la historia. Creo que el debate debería ir más bien por ahí, por el uso del humor para la enseñanza y difusión de la historia, y que en todo caso debería abrirse otro hilo sobre el uso del noveno arte. Por cierto, sobre las grandes pifias en los exámenes, hay un libro llamado Historia de España contada por estudiantes, que no tiene desperdicio. Y, puestos a recomendar libros, uno del dúo radiofónico Gomaespuma: Pa habernos matao. Grandes disgustos de la historia de España. Y uno que puede ser muy útil para trabajar en las aulas: Humor de combate. Cómo sobrevivir a las dictaduras. Una recopilación de Josep Pernau. Se trata de chistes de diferentes momentos de la historia contemporánea en diferentes dictaduras y similares, a veces realmente duros, como los que contaban los judíos en Auschwitz.
 
Sergi Viciana Fernández
IES Badalona