Catamarca, Argentina, 5 de octubre de 2000

Estimado Armando Fernández:

Sos la primera persona en el mundo de la cual me entero que tiene "Decadencia y Caída de casi todo el mundo". Te juro que me emocioné, pues ese libro, del que yo tengo una sexta edición de 1959, lo heredé de la biblioteca particular de mis abuelos maternos.-

Ese libro, que dentro de todo se conserva bien, solamente salió de mi casa una vez, para que un gran amigo lo leyera. Ahora lo tengo ante mi vista. Es un libro maravilloso al que ya he leído y releído 15482638 veces.-

Es interesante la propuesta de Armando y, como dice María del Carmen Leal, es un buen camino de acceso a la historia.-

Particularmente, por estos días se le ha ocurrido a mucha gente (no sé porqué) invitarme a dar charlas, conferencias, disertaciones... Cuando me tocó dar seis charlas (dos por día) en un colegio secundario, ante mil alumnos en total (de 11 a 17 años), me dí cuenta de que a los chicos había que incentivarlos a "meterse" en el tema con anécdotas jocosas, pero no por ello falsas.-

Los chicos y los grandes asisten a una conferencia con el preconcepto de que van a escuchar a un viejito aburrido al que no le importa si el público presente tiene alguna vaga idea del tema. Y pienso que la HISTORIA merece ser difundida científicamente, pero no por ello los temas históricos deben ser tratados como larguísimas oraciones fúnebres que, cuando terminan, uno no sabe si bostezar, aplaudir o llorar, si el disertante ha logrado que el que escucha se quede hasta el final.-

Admiro a los conferencistas que tienen la capacidad de mantener atento al público y son capaces de arrancarle una carcajada en medio de la disertación, sin que pierda el costado científico el asunto.-

El humor en la historia es una herramienta que, bien utilizada, puede lograr que los temas históricos sean aprendidos y aprehendidos por los estudiantes y por el público en general, al que le parece que la historia "es muy aburrida", quizás porque a ese gente le tocaron en la escuela profesores de Historia muy aburridos que siempre creyeron que la Historia era nada más que la inscripción en una lápida. No entienden que HISTORIA también es VIDA, MOVIMIENTO Y....HUMOR.-

Marcelo Gershani Oviedo

Catamarca - ARGENTINA