Debates


Novela histórica


Estimados Colegas de HaD: Me parece que el tópico de la presente sesión -la novela histórico- nos situa en el pasado y en presente de nuestra disciplina o ciencia. En el pasado, bien  sabemos que Herodoto empleó extensamente fuentes de carácter literario -poesía- en su descripción histórica. El hecho en sí no es censurable, porque simplemente, visto con los criterios actuales de nuestra ciencia, estaríamos en presencia de una interpretatio histórica en ese punto de tipo intuitivo. Por otro lado, conocemos la ironía que hizo de este tipo de método Tucídides, quien critica sutilmente a Herodoto. Por consiguiente, el tema de las fuentes literarias como parte de la epistemología histórica es una materia abierta a debate, desde los inicios mismos de nuestra disciplina.Creo que en este punto deberíamos reflexionar sobre la obra de G. Lukacs, le roman historique, obra clave para comprender las posibilidades de conocimiento histórico que tiene en sí un discurso como la novela histórica. Otra tanto ha señalado A. Hauser en su Historia Social de la Literatura y el Arte. Lamentablemente la obra de Luckacs no se refiere al siglo XX, pero propongo el siguiente ejercicio de análisis histórico a partir de textos literarios para comprender la Historia del siglo XX europeo: H. Hesse, G. Grass. H. Böll, R. Musil, E. Canetti, F. Kafka, J. Joyce. A. Camus, B. Pasternak, A. Solyenitzin, Ch. Wolff, V. Wollf, etc. Sin duda que podríamos escribir toda una monografía histórica desde la perspectiva de la Kulturgeschichte  sólo utilizando dichas fuentes literarias.Otro tanto cabe decir de la poesía, y sobre lo cual menciono dos ejemplos: la revolucion surealista  de Breton, sus manifiestos y seguidores y la generación del 27 española. Y aqui el caso español es emblemático. En efecto como podríamos entender el Geistzeit hispano,ahora no sólo el del siglo XX, sino también de toda la época moderna. Cuando en mis clases he tratado de la Historia de España Moderna y Contemporánea, me remito a esos tres grandes movimientos literarios españoles: el siglo de oro (Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Quevedo, Góngora, Saavedra Fajardo) para comprender la crsisis del siglo XVII y la llamada decadencia española del mismo siglo. Bastaría leer la obra de J. A. Maravall: La cultura del Barroco, para percibir de inmediato la importancia de la literatura como fuente histórica); otro tanto podemos decir de la generación del 98, especialmente con su escritor más agudo: Unamuno, para entender la Historia de España en ese momento y, finalmente, la ya mencionada generación poética del 27. Para el caso de América Latina también encontramos ejemplos, especialmente en el boom: Cortazar, Carpentier, Sabato, Garcia Marquez, Vargas Llosa, Cabrera Infante, Donoso y Edwards. Ni hablar de la posibilidad de una poética histórica en Benedeti, Neruda, Whitman. Si  hablamos hoy de Kulturgeschichte (historia de la cultura), entonces no podemos prescindir de la novela, de la poseía, de la literatura en general, como fuente del conocimiento histórico. Sobre esta materia la actual obra de P. Burke es reveladora de las posibilidades que presentan para el historiador este tipo de fuentes. Los saluda cordialmente,

Patricio Carvajal Aravena,
Profesor de Hiistoria,
Universidad Marítima de Chile,
Universidad de Valparaíso.