Debates


Historia y Cine

 
[Nota: a partir de aquí podéis seguir el debate importante iniciado por Federico Martinez Roda en "HI. Memoria histórica" (enviar para ello un "suscribe HI" a . C. B.]

No puedo estar de acuerdo, en algunas cuestiones, con el compañero Martínez Roda.

Yo voy a utilizar la palabra COMPROMISO, con mayúsculas, para no sólo enseñar historia sino, también, para hacerla.

La Historia no es sólo relatar los hechos "objetivamente", no es objetivo ni siquiera de los "académicos" de la Historia. Los académicos de la historia han hecho una historia siempre unos objetivos muy concretos y nada objetivos.

Sí, hay que llenar la Historia de COMPROMISO, de compromiso por hacer unas personas críticas ante la realidad y hacer un mundo mejor. Si la Historia no es consciente y consecuente con lo que hay en la sociedad y no se compromete por mejorarla, no tiene nada que dar a las personas.

El cine en su relación con la historia es un perfecto texto que sirve para hacer realidad ese COMPROMISO. Hagamos otra historia, una historia más humana.

Juan Manuel Garrido Roldán.
Universidad de Málaga.
Málaga-España.

 

++++++++

 

Tiene tiempo que no participo, pero leo lo que remiten, pues es una manera de estar al corriente en muchas temáticas, con mis colegas historiadores.  Hace unas semanas, releí todo lo de Cine, pues coordiné un curso para profesores sobre El Cine en la Historia (de México), la respuesta entre los colegas fue interesante y efectivamente Luciano, lo que tú dices, fue una de las propuestas de uso dentro del salón de clase, también como dice otra compañera, que sea una película corta, aunque los profesores más jóvenes plantearon que a los alumnos de estas últimas generaciones no les gusta, ni interesan los documentales, sino las películas y fundamentalmente las de acción, pues muchas clásicas, son lentas y los alumnos se aburren, con las lentas... ¿tú que opinas?
 
Invité a todos los colegas que tomaron el curso a que participaran en este debate del HAD, incluso les remití algunos mensajes, ojalá y ellos también opinen.
 
Mi punto de vista, es, que efectivamente debemos considerar los "gustos" de los alumnos, pero nosotros, los docentes, con nuestra preparación previa, motivamos y orientamos en muchas ocasiones y a la mayoría de los alumnos esos "gustos", pues cuando hay argumentos sólidos, una contextualización de las películas y en ella, existen objetivos, propósitos y estrategias de uso bien sustentados disciplinaria y didácticamente, despertamos el interés.
 
Y si además en el momento de la proyección hacemos lo que tú propones, los resultados y aprendizajes, serán mejores.
 
Saludos.
 
Susana Huerta G
Profesora de Historia del CCH Azcapotzalco
UNAM. México, D.F.