Debates


Historia y Cine

 
Después de la lectura del mensaje 123 de Historia y Cine.

En un pasaje de su mensaje el Profesor Domingo Marrero Urbín dice que la “naturaleza brutal y criminal de la riqueza de Occidente, y de la pobreza obligada de África [...] casi no aparece en los manuales de historia de ninguna parte”.

Y tomando ese tema, yo agrego que seguramente no vamos a conocer por medio de ningún libro de historia la salida de los judíos etíopes, los falashas, de Etiopía cuando Israel con apoyo de EE. UU y sin avisarle al gobierno pro soviético etíope, implementa entre 1984 y 1985 la “Operación Moisés” para repatriar a los judíos etíopes a Palestina, por ejemplo.

O quizá sí aparezca, si lo deciden las editoriales según las decisiones e interese de los países involucrados en el conflicto o los detractores de uno u otro lado.

En cambio sí lo puede mostrar el cine relatando la vivencia de un niño africano, en la bellísima y dolorosa película “Ser digno de ser”, combinación de documental y ficción. Ese cine puede expresar los problemas éticos y morales a los que se debe enfrentar esa población para sobrevivir, la pérdida de sus afectos más cercanos, el exilio, los conflictos con su identidad, en razón de los problemas políticos y económicos que obligaron a estos pueblos a esta locura de hambre, enfermedad y muerte.

Y así siguiendo.

Esto es cine e historia y no la historia descripta a través de películas realizadas ex profeso, que relatan linealmente hechos simplificados describiendo superficialmente batallas, efemérides, o altercados nacionales y/o internacionales sin considerar a las personas protagonistas voluntariamente o no de ellos.

Si la historia de las costumbres, de la vida privada o la de las mentalidades ha reemplazado el tradicional relato fáctico de la historia, ¿cómo no se va pensar la lectura de la historia a través del cine en esos mismos términos?

Desde este punto de vista, toda la historia la podemos ver y comprender profundamente a través del cine: la historia social, económica, política, de las grandes migraciones, de los sistemas políticos, etc., etc., etc. Solo hay que ocuparse de ver, entender, analizar, seleccionar.

A mi me parece que esta lista no debería llamarse Historia y Cine sino Cine e Historia, que parece lo mismo pero no es igual.

Alicia Campastro.
Profesora del Departamento de Artes, Orientación Música
Filosofía y Letras, UBA (Universidad de Buenos Aires).