Debates


Historia y Cine


 
Saludos Cordiales y Felices Fiestas:

        Creo que debemos señalar en el debate la existencia de dos niveles en las relaciones entre el Cine y la Historia, necesitando cada uno de estos análisis distintos.

El primero de estos niveles seria en el ámbito de investigación histórica, por lo que se discutiría si una película puede o no ser fuente histórica y en que condiciones. El segundo de estos niveles se refiere a la utilización o no del cine como un recurso didáctico y en que condiciones. Por tanto, las exigencias sobre el cine serán distintas.

El señor Tal tiene razón en que si se utilizan los filmes como complemento esencial de las explicaciones docentes será un error. Pensamos que antes de poner cualquier film en un aula, el docente tendría que haber realizado un trabajo previo importante y que los alumnos fueran capaces de “desnudar las verdades ideológicas de los discursos sobre el pasado que los filmes difunden”. Pensamos que eso es esencial sea con un film, con el texto de un arbitrista o analizando la Familia de Carlos IV. Todas estas fuentes, se tendrían que tratar para ver cuales serian sus verdaderas intenciones, sus mensajes implícitos o explícitos, su intencionalidad, etc. Pienso que la principal labor del docente, no es enseñar Historia, Matemáticas o Biología, es sobre todo en Secundaria, enseñar a los alumnos a pensar y a tener un pensamiento critico que les permita evitar cualquier tipo de condicionamiento externo.

        Obviamente el cine se puede utilizar, como usted ha señalado en diversas ocasiones, como fuente histórica, pero no por lo que se muestre en el film en sí mismo, sino a través de la construcción de dichos filmes. Obviamente sobre el tema de la Guerra de Vietnam no tienen el mismo enfoque Platón, que por ejemplo Boinas Verdes. En todos esos planteamientos estoy totalmente de acuerdo con usted en el ámbito de investigación histórica. Ningún “loco” estudiaría el gobierno de Cómodo a través de Gladiator.

       Sin embargo creo que si es interesante la utilización de los filmes como recurso didáctico, siempre tras realizarse un trabajo previo que desnude  cualquier elemento ideológico en su discurso o en su ideología. Este recurso didáctico se puede articular en tres ejes fundamentalmente, aunque nunca podrían sustituir la labor docente ni ser un elemento fundamental:

1)      Para animar a los alumnos a profundizar en ciertos temas históricos a través de la proyección de filmes o de fragmentos de estos. Espero que me permitan esta cita del historiador Marc Bloch “Los lectores de Alejandro Dumas no son, quizás, sino historiadores en potencia, a los que sólo falta la educación  necesaria para darse un placer más puro, y, a mi juicio, más agudo: el del color verdadero” (BLOCH, M.: Introducción a la historia”, Madrid, 2001, Fondos de Cultura Económica, p.12). Es en esta línea en la que considero un recurso valioso al cine, como un elemento que despierte la curiosidad por el conocimiento histórico.

2)      Para ilustrar ciertos elementos que de otra manera, no podrían comprender, entre otros motivos por la poca imaginación de los alumnos actuales ante play station, botellones etc. y los cada vez menores índices de lectura y de nivel de estudios como se ha visto en el ultimo informe de la OCDE. Si por ejemplo les ponemos la película El rey pasmado, sobre los momentos iniciales del reinado de Felipe IV, quizás los alumnos puedan fijarse en elementos concretos de la época, como ropas, uniformes, armas, arreos de labranza, etc. Además, como algunos compañeros han declarado, gracias a las películas de época, les entro el gusto por la historia, siendo ahora profesionales de ella, por lo que de nuevo podríamos enlazar con la cita de Bloch.

3)      Permitir a través de la proyección del filme y enlazando con los puntos anteriores a que los alumnos puedan participar en la clase, realizando preguntas sobre aspectos allí expresados y que tengan que ver con la docencia, mas allá de las explicaciones del profesor y que permitan a los alumnos debatir sobre cuestiones de las explicaciones.

Sobre estas líneas es donde tenemos que insertar el cine como recurso didáctico. Para incentivar la curiosidad, la imaginación incluso y fomentar el debate mas allá de los libros o de las explicaciones. Esta debería ser la utilización didáctica del cine, únicamente en estos sentidos, no utilizándose nunca como elemento principal o sustitutorio de las explicaciones impartidas por el profesor.

Tampoco se podrá utilizar las imágenes plasmadas en la película como fuente histórica, ya que seria como se ha señalado ya, el reflejo de muchos anacronismos y de la visión existente en la época de la película sobre un momento histórico. Si se podría utilizar como fuente para detectar elementos ideológicos o sociales en los momentos de realización de dicho film.

Espero que el debate siga abierto y aprovecho para desear a todos los miembros de Historia a Debate unas Felices Fiestas y un muy Prospero Año Nuevo.

Aitor Pérez Blázquez.

Licenciado en Historia por la Universidad de Málaga.
Fuengirola, (Málaga) España.