Debates


Historia y Cine


Estimado Fernando Díaz:

Estoy totalmente de acuerdo contigo en lo que toca a la utilización del cine como documento histórico. Sin embargo, discrepo en la causa que mueve a un sector del cuerpo docente a recurrir al cine para facilitar el estudio y aprendizaje de la Historia. Bien al contrario, soy partidario de la implantación del cine como herramienta didáctica para el estudio de la Historia, en consonancia con los primeros historiadores del cine. Así pues, en el caso que nos ocupa, se recurre al cine en el aula para despertar cierto interés por la Historia y todas sus vertientes, y no porque se haya reducido notablemente la calidad de los contenidos educativos (ese es otro particular, que no viene al caso). El acierto consiste en establecer una relación de filmes de reconocido prestigio, y de cuya calidad no pueda albergarse duda alguna, pues por subjetiva que sea la selección, lo importante es que la utilización de los filmes propuestos sea un medio eficaz para alcanzar el fin que el docente se haya propuesto. Valga, a título de ejemplo, la selección de un filme para el estudio de un episodio concreto de la guerra civil española, como la batalla del Ebro.

Como sabéis, según Marc Ferro, y sus seguidores, Pierre Sorlin, Miquel Porter o José Mª Caparrós, tan importantes son las circunstancias que rodean al rodaje de un filme, como el momento histórico al que se remonta. Así pues, un filme (histórico o no -dejemos aparte la tipología de filmes históricos-), no tiene por qué utilizarse para paliar las deficiencias de una dudosa metodología, sino para enriquecer los contenidos ya establecidos por el Ministerio.

Un saludo de,

Tomás Valero
http://www.cinehistoria.com