Debates


Experiencias docentes

 
[Nota editorial: Difundiremos en este nuevo apartado las experiencias docentes donde se utilice el Manifiesto historiográfico y otros materiales de HaD. Carlos Barros]

Amigos y colegas de HAD

Ante todo reciban un cordial saludo, al tiempo que aprovecho la ocasión para felicitarles por la brillante idea de impulsar lo que podríamos denominar la ciber-historia como herramienta para el intercambio fecundo entre todos los historiadores de este mundo globalizado.

Actualmente, me desempeño como profesor de la Escuela de Historia de la Universidad de Los Andes, en las cátedras de Introducción a la Historia y Metodología de la Historia. Ahora bien, consciente de la necesidad de estimular en los estudiantes la investigación histórica usando nuevas tecnologías, en el semestre pasado (A-2001) asigné una actividad a los alumnos consistente en visitar páginas web que proporcionaran conocimiento histórico y le permitieran acceder a fuentes de información distintas a las tradicionales. Como se trataba de estudiantes del primer semestre, pensé en la conveniencia no sólo de involucrarlos en el debate sobre la historia, sino, de manera puntual, les pedí que leyeran y comentaran críticamente lo relacionado a los temas Para qué estudiar historia y qué historia vamos a enseñar en el siglo veintiuno. Tales interrogantes las consideré pertinente para estudiantes que se iniciaban en el quehacer histórico. Al respecto, realizaron comentarios escritos que evalué y corregí, más desde el punto de vista ortográfico y gramatical que de planteamiento de las ideas, las cuales traté de respetar siempre para no cercenar su estilo, originalidad y creatividad. Una vez corregidos los textos, se dieron a la tarea de enviar los comentarios. Cabe destacar que el ensayo resultó altamente fructífero, por varias razones

1. Conocieron herramientas tecnológicas de contenido histórico útiles para desarrollar la investigación y el debate interactivo.

2. Propició el acercamiento de los estudiantes de la Escuela con profesionales de la ciencia histórica de otras latitudes.

3. Estimuló en los estudiantes la investigación virtual, al tiempo que los introdujo en parte del amplio debate sobre la Historia a nivel internacional.

4. Suscitaron, algunos de ellos, opiniones encontradas y polémicas sobre algunos temas de interes histórico, como el de la objetividad en la historia y el oficio del historiador.

5. Pudieron recibir consejos y críticas de profesionales de la Historia muy provechosas para su formación y orientación vocacional.

6. Contribuyeron, a través de la ciber-historia, a una mayor presencia de la Escuela en el ámbito internacional y a un mayor intercambio transacadémico.

En resumen, la experiencia ha permitido abrir nuevos espacios para el desarrollo de la ciencia histórica, lo cual llena de satisfacción en un momento en que la Historia cobra mayor vigencia y vigor para comprender el acontecer contemporáneo.

Sólo me resta felicitarles nuevamente por tan excelente iniciativa y espero puedan diseñar un espacio para el debate entre estudiantes de Historia- no sólo entre profesionales- que permita estimular la participación estudiantil en la construcción de esta invalorable disciplina científico-social.

Saludos a todos y muchas gracias

Prof. Ebert Cardoza Sáez