Debates


Fines de la historia

 
La historia como ciencia puede tener muchos y diversos fines, unos más legítimos que otros puesto que todos podemos contemplar como desafortunadamente muchos movimientos políticos usan la historia para reforzar sus argumentos y legitimar sus ideas, el problema es que esa "historia" a la que se refieren en muchísimos casos es elaborada por investigadores que buscan unos resultados concretos, es decir que al comenzar la investigación ya tienen las conclusiones hechas y solo seleccionan lo que pueda llevar a corroborarlas, ocultando los datos que las desmientan, es por tanto una historia, si es que se puede llamar así, subjetiva, y carente de valor científico. Uno de los fines que deben perseguir los historiadores comprometidos con la verdad es mostrar que estas pseudo-investigaciones son falsas y evitar así que la historia sirva para engañar a la opinión pública, evitando al mismo tiempo el desprestigio de esta ciencia.
 
Por otra parte creo que uno de los muchos fines de las facultades de universitarias de historia ha de ser, como ya apuntó en su momento el profesor Julio Baldeón, formar a los que serán los futuros docentes de historia en la enseñanza secundaria. Podemos pensar que ese objetivo ya lo cumplen, pero debemos plantearnos hasta que punto los licenciados en historia salen preparados para enseñar de un modo adecuado historia. Y si llegamos a la conclusión de que la preparación para esta actividad no es la adecuada, entonces habrá que introducir los cambios pertinentes para que lo sea. Porque si estamos de acuerdo en que la historia sirve como "magistra vitae", no querremos que esas lecciones tan valiosas lleguen a través de docentes mal formados. Formando a buenos profesores de secundaria será como la historia elaborada en la universidad realice una mayor aportación a la sociedad. Además esto repercutirá en la salud de la propia disciplina y en el interés que despierta, puesto que tener un buen profesor de historia en el instituto puede hacer que surja en el alumno un interés por la historia, interés que perdurará durante toda la vida de este, dando lugar a futuros investigadores y a ciudadanos interesados en la historia; por el contrario un mal docente puede hacer que el estudiante considere la historia como algo aburrido, ajeno a él y que se aparte de ella para siempre. Esto último deberíamos tratar de evitarlo pues como dijo Marco Tulio Cicerón, "no saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños."
 
José Alarcón Olmeda
Universidad de Castilla-La Mancha. Ciudad Real.