Debates


Fines de la historia


Lic. Pérez Blázquez:

Acepto su invitación al debate, partiendo del supuesto de que difiere de mis opiniones, sin que esas diferencias signifiquen que usted es el dueño de la verdad absoluta y yo vivo en el error, craso y nefasto. De lo contrario, es inútil discutir, y tendríamos que someter los argumentos a un juzgador. Parto primeramente de un vicio que he notado en muchos historiadores, y que también lo hay entre los abogados. Viven de las citas de otros autores y no expresan un pensamiento propio. Trato de no seguir el vicio de copiar autores en mis opiniones, así al menos soy original. Le agradezco sus recomendaciones de lectura, pues el saber no ocupa lugar. El primer "error" que me marca, no lo comprendo, pues no entiendo la relación entre un complejo y la falta de complejos, ni que tenga que ver si la Historia es o no una ciencia.

Sobre el segundo "error": Si queremos conocer la Historia por sus causas (cognitio certa per causas) se está dentro del campo de la Filosofía de la Historia. Distingamos: Una cosa es el hecho histórico y otro sus causas y sus efectos. Dos campos distintos pero relacionados, algo de esto decía su paisano Jaime Balmes.

La verdad, me parece intrascendente como mida el tiempo su amigo Braudel, y lo último que se habría pasado por la cabeza, es pensar como media ese señor el tiempo, pues es absolulamente subjetivo.

Lo que me parece, es que no debe confundirse la narración del hecho histórico, con la interpretación que le de al hecho histórico el historiador a hechos no vividos por él. Dicho vulgarmente, pues cada quien habla de la feria como le va en ella. Una cosa no quita a la otra. Una es Historia. La otra es la opinión sabia o tonta de alguien, sobre el hecho histórico y sus posibles causas. Eso no es Historia, sino presunciones con o sin fundamento, que admiten pruebas en contrario. Una cosa es el hecho histórico, y otra son sus causas y efectos. Un ejemplo Legal: Una cosa es la ley, y otra su interpretación. Le agradezco su clase de Historia de España, en aprecio de mis origenes. Cuando quiera saber alguna cosa de México, quedo a sus ordenes.

Atentamente.

Lic. Juan Antonio Ordóñez González.
Licenciado en Derecho por la
Universidad La Salle (y con algunos
conocimientos históricos sin diplómas)
México, D.F.